voltadol-voltaren-flogoprofen-dolor

La televisión siempre nos está bombardeando con anuncios de medicamentos muy similares entre sí y esto unido a los que ya conozcamos con anterioridad, nos forma un lío en la cabeza que no sabemos a dónde acudir. Voltadol y su versión Forte, Voltarén emulgel ( que no sale en la tele pero ayuda a liar la cosa), Flogoprofén,… estos son algunos de los medicamentos utilizados en el tratamiento de dolores musculares o articulares, y que vamos a explicar hoy las diferencias entre ellos:

Dolor local muscular o articular: tarea para los AINES

Los AINES, abreviación de antiinflamatorios no esteroideos, son los fármacos destinados, cuando se usan  en forma tópica (geles, cremas o pomadas) a calmar el dolor local como en el caso de darnos un golpe, sufrir una tortícolis, una luxación o un lumbago. Pero este grupo de medicamentos contiene un batiburrillo de moléculas activas del que hablaremos sólo de las más empleadas.

Voltarén emulgel, Voltadol y Voltadol forte: el trío lalala

Los tres medicamentos comercializados como Voltarén emulgel, Voltadol y Voltadol forte contienen en realidad el mismo principio activo, el diclofenaco, que a diferencia de otros como el ibuprofeno o el paracetamol, está  especializados en dolores articulares.

Aunque con nombre diferente, tanto Voltarén emulgel como Voltadol poseen la misma cantidad de principio activo (11,6mg), mientras que Voltadol forte, como su nombre indica, lleva más cantidad de diclofenaco, el doble exactamente, 23,2 mg por gramo de gel.

Voltadol y Voltadol forte son medicamentos publicitarios, por tanto no financiados por la seguridad social, se pueden obtener sin receta médica y su precio es impuesto por el laboratorio fabricante. Sin embardo, Voltarén emulgel sí requiere prescripción médica y por tanto su precio es fijado por el SNS.

Se puede aplicar 3-4 veces al día en caso del Voltadol y Voltarén y cada 12 horas en caso de Voltadol forte, siempre en adultos y mayores de 14 años.

Flogoprofén, otro que se sube al carro

El Flogoprofen  posee como principio activo el etofenamato, en una concentración de 50mg por gramo de gel. Puede aplicarse 3 o 4 veces al día en mayores de 12 años. Al igual que Voltadol y su versión Forte, Flogoprofén es medicamento publicitario (buena fe podemos dar de ello ya que llevamos una racha que nos bombardean con él en la tele a cada hora), por lo que no requiere receta médica.

 

Calmatel, al pobre le miran de lado

Calmatel, otro medicamento que unir a este grupo y que se suele utilizar indistintamente con el resto, aunque no es tan demandado como los anteriores. Su molécula activa es el piketoprofeno, muy similar al ibuprofeno, y contiene 18mg por gramo de crema o gel. Tampoco requiere receta médica para su compra y se puede aplicar una pequeña cantidad 3-4 veces al día en la zona dañada.

 

 

Al ser medicamentos de aplicación tópica, el riesgo de sufrir interacciones con otros medicamentos es casi nula, lo que no ocurre con las formas orales como el Voltarén en comprimidos, con el cual sí que se debe tener mucha precaución sobre todo en caso de padecer enfermedades cardiovasculares graves, ya que aumenta el riesgo de sufrir tromboembolismos. Pero sí hay un efecto común a todos estos medicamentos y es la capacidad de producir fotosensibilidad, o lo que es lo mismo, que la exposición al Sol de aquellas zonas donde se ha aplicado el medicamento puede dar lugar a irritaciones cutáneas, por lo tanto, hay que procurar proteger dichas zonas cuando salgamos a la calle.

Cualquiera de ellos no debe usarse durante el tercer trimestre del embarazo ni durante la lactancia. En alguno de ellos como el diclofenaco sí se conoce que este pasa a la leche materna, pero en el resto de los casos no hay datos que demuestren si pasa o no, por lo tanto por precaución, se desaconseja su uso.

Referencias:

Ficha técnica Voltadol forte. AEMPS

Ficha técnica Flogoprofén. AMPS

Ficha técnica Calmatel. AMPS

 

Imagen: Modificada de Pixabay

Voltadol, Voltarén y flogoprofén: amigos contra el dolor
Opt In Image
Muévete más mientras trabajas y en los descansos para reducir tu dolor de espalda

Información básica sobre Protección de Datos

Estos datos de carácter personal que me proporciones serán tratados por Ana García Pérez (¡presente!). Finalidad: Gestionar el alta de esta suscripción, enviarte mis nuevos contenidos gratuitos periódicamente así como proponerte mis productos digitales o servicios que considere pueden serte útiles.Legitimación: A través de tu consentimiento.Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, lim itación y suprimir tus datos.Puedes consultar toda esta información más detallada en mi política de privacidad.

Etiquetado en: