¿Por qué todos los años hay que vacunarse de la gripe?

En general, los bebés en su calendario de vacunaciones sólo tienen que vacunarse una vez para prevenir cada enfermedad (afortunadamente), pero sin embargo con la vacuna de la gripe, seamos adultos o niños, todos los otoños nos vienen con la misma canción, ¿Por qué?

¿Por qué cada año hay que vacunarse de la gripe? 

 Te lo voy a explicar de una forma muy sencilla: el virus de la gripe tiene una parte interna (como si estuviera desnudo) y otra externa, que podríamos considerar como si fuera una capa de ropa. Ahora imagina que este virus es alguien que quiere entrar por primera vez en una discoteca. El “puertas” de la disco no le conoce de nada y no sabe lo peligroso que es, así que le deja pasar tranquilamente. Una vez dentro empieza a armar follón y le echan, pero ya se han quedado con su ficha…El fin de semana siguiente, el virus quiere volver a entrar, y para que no le reconozcan se cambia de ropa, armándola otra vez cuando entra a la discoteca… Esto es lo mismo que ocurre con el virus de la gripe, nuestro sistema inmune al principio no conoce al virus, pero una vez que se ha puesto en contacto con él ya es capaz de reconocerle y de no dejarle pasar. Pero ¿qué ocurre si se cambia de ropa? ¿qué tiene que ver la vacuna en todo esto? La vacuna actúa como si enseñaran al hombre de seguridad una foto del virus con su ropa nueva y le dijeran “esta persona tiene el acceso prohibido”, así directamente cuando el virus quiera entrar, nuestras defensas ya están preparadas para no dejarle pasar…

Esta “ropa” del virus son unas proteínas llamada neuraminidasa y hemaglutinina que se encuentran en la superficie externa del virus y que son susceptibles de cambiar de un año para otro. Esta es la razón por la que aunque te hayas vacunado el año pasado, deberías volver a hacerlo de nuevo.

¿Quién debe vacunarse? 

La vacuna contra la gripe está aconsejada para toda la población, pero es especialmente recomendable en grupos de mayor riesgo como son:

  • mayores de 65 años
  • personas que presentan enfermedades crónicas respiratorias, cardiacas o de riñones
  • diabétic@s
  •  inmunodeprimid@s
  •  embarazadas

Actualmente existen dos formas de vacunas contra la gripe, inyectable y en atomizador nasal. En función de tu estado de salud, pregunta a tu médico que te indicará la forma más adecuada en tu caso.

Referencias: