¿Sabes leer las etiquetas de tus cosméticos?

Todos sabemos que las etiquetas de los cosméticos son “poco agradables” de leer, por lo general letra pequeña y muy junta, ¡y encima no tenemos ni idea de lo que quieren decir! Por eso este post es el primero de una serie donde te explicaré qué quieren decir esos palabros tan raros que aparecen en los etiquetados (si quieres saber qué es realmente un cosmético puedes ver esta infografía).

Antes de entrar con los ingredientes, hoy voy a contarte en qué idiomas están escritos y por qué aparecen en ese orden.

Para que a todos los componentes se les llame igual en cualquier parte del mundo, existe la llamada nomenclatura INCI. Es la que indica el nombre exacto que debe darse a cada ingrediente y especifica que deben ser denominados en latín si son de origen natural y en inglés si son productos de origen químico. En alguna ocasión podemos ver hasta los dos
juntos como es el caso del agua (acqua/water), pero esto ya va a gusto del fabricante.

También encontramos otra preciosa normativa (¡de más de 500 páginas!) que contiene todos los productos prohibidos y permitidos en la fabricación de cosméticos, pero también tiene normas en cuanto a etiquetados. Dice que para nombrar los componentes debe hacerse por orden decreciente según su cantidad, es decir, los primeros que aparecen son los que encontraremos en mayor proporción, y los últimos los que menos. La mayoría de las veces, el primer producto que encontramos en las listas es de nuevo el agua, lo cual es normal porque es el que más se usa como excipiente para disolver todo lo que viene escrito detrás. Los componentes que estén presentes a menos de 1% estarán al final, pero ya no es obligatorio que estén por orden, ni tan siquiera es obligatorio mencionarlos.

A lo que debemos prestar atención es de ver en los etiquetados si realmente hay lo que la publicidad intenta vendernos. En muchos casos nos ofrecen cremas con aceite de argán, aloe vera y otros, donde estos se anuncian como el ingrediente estrella, pero en ocasiones, nada más lejos de la realidad. Si miramos bien, vemos que estos compuestos están hacia la mitad de
la lista o incluso hacia el final, lo que nos demuestra que muy rico en ese ingrediente no es y que por lo tanto su eficacia va a ser bastante dudosa.

Si te ha gustado este artículo compártelo para que más gente como tú pueda también saber qué llevan sus cosméticos.

Fuentes:

2006/257/CE (Inventario y nombres comunes de ingredientes cosméticos)

Reglamento (CE) Nº1223/2009 del Parlamento Europeo (Productos cosméticos prohibidos y permitidos)