¿Cómo prevenir la gripe y resfriados?

Hace poco hablábamos de las vacunas como medio para prevenir la gripe. Pero existen además otros medios más naturales y normalmente con menos riesgos de efectos secundarios que pueden fortalecer nuestro sistema inmune frente a virus malvados de gripes y catarros: plantas como la equinácea y acerola o complementos alimenticios como la jalea real y própolis se pueden convertir en tus aliados este otoño-invierno.

 Plantas medicinales que previenen la gripe – resfriado

La equinácea es uno de los principales inmunoestimulantes naturales que podemos encontrar. Los diferentes compuestos presentes en su raíz ayudan a aumentar nuestras defensas así como a disminuir inflamaciones. Si quieres saber más sobre esta planta puedes visitar la entrada de equináceaque escribí antes del verano.

La acerola es un fruto muy similar a la cereza, que contiene mucha más vitamina C que la naranja, además de fósforo, calcio, vitaminas del grupo B y antioxidantes, vamos, una joyita. Nos puede ayudar a prevenir los catarros gracias a su capacidad de aumentar la formación de
anticuerpos. Se emplea también como protectora del hígado y como fuente de energía en etapas de gran fatiga física y mental.

¿Qué precauciones se deben tener en el uso de estas plantas medicinales?

Aquellas personas que siguen tratamientos inmunosupresores como en el caso de un cáncer o acerola prevención gripe alimentaciónque tomen tacrolimus, ciclosporina o corticoides no deben consumir equinácea ni acerola ya que van a disminuir el efecto de su medicación habitual. También está contraindicada en caso de padecer enfermedades autoinmunes como esclerosis múltiple porque puede agravar la enfermedad. Recuerda que las plantas medicinales son consideradas como medicamentos y el hecho de que sean “naturales” no significa que sean inocuas.

Complementos alimenticios para la prevención de gripe – resfríado

 

La jalea real es un concentrado nutricional elaborado por las abejas obreras para alimentar a la abeja reina. Este preparado de sabor ácido contiene un sinfín de compuestos de gran utilidad para nuestro organismo: vitaminas del grupo B (sobre todo B3, B5, ácido fólico y biotina), vitamina E, minerales como el hierro, potasio o fósforo, todos los aminoácidos esenciales, etc. Entre sus múltiples propiedades destacan proporcionar energía en caso de cansancio y fatiga, y por supuesto, reforzar el sistema inmune y actuar como antiviral. El problema que presenta la jalea real es que está totalmente contraindicada en casos de insuficiencia crónica de las glándulas suprarrenales (enfermedad de Adisson).

El própolis o propóleo es otro complemento alimenticio fabricado por las abejas a partir de resinas procedente de los árboles. Tras su modificación, se convierte en un producto viscoso rico en resinas, polen, aceites esenciales, ceras y vitaminas B, C y E. El própolis era conocido ya en el Antiguo Egipto, donde se empleaba para realizar embalsamamientos, y a lo largo de la Historia se ha utilizado sobre todo por su propiedad antibiótica. Actualmente, conocemos que al igual que la jalea, el própolis presenta un gran número de propiedades beneficiosas para la salud, entre las que destacan su capacidad de reforzar el sistema inmune, antibacteriana, analgésica y anestésica.

Los probióticos son otro complemento alimenticio del que ya hemos hablado anteriormente
(consulta aquí el post de probióticos). Estos no son ni más ni menos que parte de las bacterias que forman parte de nuestro intestino delgado y que tienen como función, entre otras, reforzar nuestro sistema inmune. Estos se pueden adquirir en forma de cápsulas o de sobres.

Para su consumo, puedes encontrar estas plantas medicinales y los complementos alimenticios derivados de la miel en varias formatos que se adaptan a todos los miembros de la familia: cápsulas, perlas, gotas, jarabes,comprimidos tipo caramelos para niños e incluso gominolas,etc. En el caso del própolis lo podemos encontrar tambíén en spray, ya que actúa como antiséptico de las vías respiratorias altas y las protege de infecciones e irritaciones en invierno, siendo
su uso muy extendido en personas que utilizan mucho su voz para trabajar. La jalea real es muy común encontrarla también en forma de ampollas para disolver en agua o zumos, sobre todo zumo de naranja, para aumentar su efecto y mejorar el sabor. En muchas ocasiones, puedes encontrar algunos de estos compuestos juntos bajo la misma fórmula para reforzar su efecto y poder beneficiarte de todas sus propiedades. Casi todos ellos contienen equinácea o
própolis, aunque también puedes encontrar cada producto por separado.

Precauciones en el uso de productos derivados de la miel

  • Los productos derivados de la miel como la jalea real o el própolis pueden ser muy alergizantes. Para evitar sustos, lo mejor es probar una dosis muy pequeña inferior a
    la recomendada y diluirla hasta comprobar que no produce ninguna reacción. Es por esta razón que estos derivados no están recomendado en niños menores de 3 años.
  • Todos conocemos que una dosis mayor de la indicada puede provocar efectos
    secundarios, pero cuando son productos naturales que tradicionalmente conocemos, olvidamos que pueden hacernos daño. Por eso deben seguirse las indicaciones de la posología, para evitar taquicardias y cefaleas en el caso de la jalea y efecto laxante con el própolis.
  • Como decía antes, en ocasiones estos complementos se encuentran mezclados con otros compuestos para proporcionar mayores ventajas al producto final. Pero en ocasiones podemos comprarlo pensando “ah qué bien, cuantas cosas tiene, seguro que me hace más efecto”, puede que sí y puede que no. Puede que alguno de los productos añadidos que pensamos “qué bien” pero no lo conocemos, no sea compatible 100% con nuestro estado de salud o medicación. Por eso no me cansaré de decirlo, siempre se deben adquirir estos productos a través de un canal donde haya un profesional de la salud al que le podamos hacer todas las preguntas que necesitemos y que nos pueda dar todos los consejos que crea oportunos.

Y hasta aquí el post de hoy, ¡que ya me ha quedado bastante larguito! Hay más en la recámara pero para no agobiarte he decidido compartirlo entre dos días, así que la semana que viene te espero con la segunda parte dedicada a la aromaterapia, alimentación y consejos higiénicos para que pases una temporada libre de narices rojas tipo Rudolf y de estar asediado por kleenex que ya no sabes ni por donde cogerlos…

¿Y tú, qué otros métodos utilizas como prevención de la gripe y los resfriados?

Referencias: