Prevención de la osteoporosis

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una disminución de la densidad de nuestros huesos, lo que les da una mayor fragilidad y por tanto una mayor probabilidad de romperse y hacernos caer. Es más
común en las mujeres tras la menopausia y tanto en hombres como en mujeres ya de edad avanzada.

¿Por qué la osteoporosis es más común en mujeres que en hombres?

Los dos sexos sufren la osteoporosis debido a la edad, pero a las mujeres se les suma la bajada de estrógenos en la menopausia, lo que provoca una pérdida de masa ósea más acusada.

¿Cuáles son las causas de que disminuya la densidad ósea?

Para entender esto, te tendré que explicar brevemente como se forman los huesos. El hueso es un tejido que está en continua regeneración. Por una parte presenta una etapa de formación durante la cual el calcio se deposita sobre unas redecillas de colágeno y ese conjunto genera una
estructura muy dura y resistente que es el hueso. Pero de forma simultánea existe otro proceso, que es la degradación del hueso (resorción ósea), que se degrada para dejar sitio al nuevo.

Según la edad de la persona predomina uno u otro proceso: hasta los 20-30 años hay una mayor regeneración del hueso, posteriormente hay un equilibrio entre ambos procesos, pero a partir de los 50 lo que predomina es la degradación.

La remodelación ósea (el equilibrio formación – degradación) está regulada por una serie de hormonas entre las cuales están incluidos los estrógenos. Estos favorecen la formación del hueso, por la que al llegar la menopausia y disminuir los estrógenos, el proceso de degradación ósea se ve acelerado.

¿Qué otros factores pueden influir en la osteoporosis?

Además de la edad y el sexo de la persona tenemos que contar también con la cantidad de calcio y vitamina D que posea cada persona.

El calcio es un mineral que participa en innumerables procesos dentro de nuestro organismo, por lo que es muy importante disponer de buenos depósitos. Además de estos depósitos y demás funciones, como ya hemos dicho, el calcio se encuentra formando parte del propio hueso, por lo que si una persona no tiene unas reservas suficientes de calcio para desempeñar sus funciones habituales, el propio organismo empezará a coger este mineral de los mismos huesos, lo que va a provocar una fragilidad en su estructura. Esto es más común en la
gente mayor que no toma productos lácteos.

Por otra parte, la vitamina D es muy necesaria porque favorece la absorción del calcio a nivel del intestino. De esta forma, nuestro cuerpo mantiene siempre las cantidades necesarias del mineral para que este participe en todas las tareas que le son encomendadas.

¿Cómo prevenir la osteoporosis y en consecuencia las caídas?

El principal problema de la osteoporosis es que no suele presentar síntomas y se descubre tarde, generalmente después de una fractura. Es lo que en muchas ocasiones confundimos cuando una persona mayor se cae y decimos “ se ha roto la cadera”, en ocasiones sí es así, pero la mayoría de las veces
es la fractura del hueso la que provoca la caída. ¡Por eso es tan importante la prevención!

Esto lo podemos conseguir a través de:

  • Una mayor ingesta de calcio: todos sabemos que la forma más fácil de conseguirlo es a través de productos lácteos, pero también a través de garbanzos, sardinas, almendras o avellanas.
  • Una mayor cantidad de
    vitamina D
    , la cual podemos obtener de dos formas. Por un lado nuestra propia piel puede
    sintetizar dicha vitamina, para lo cual con media horita de Sol al día es suficiente. Pero como complemento también podemos conseguirla a través de alimentos como leche, mantequilla, yemas de huevo, pescados grasos como atún o caballa.

Si con la luz y los alimentos no es suficiente, también puedes recurrir a complementos alimenticios de vitamina D.

  • La actividad física ayuda a fortalecer los huesos además de hacernos más ágiles y con
    ello evitar caídas.
  • Evitar el tabaco: las sustancias que se liberan al fumar influyen de manera negativa en el
    mecanismo de regeneración del hueso.
  • Disminuir el consumo de alcohol. El consumo excesivo provoca una menor absorción de
    calcio y vitamina D, lo que afectará igualmente a la formación de los huesos.
Referencias:
Fisiología R.M. Berne. Harcourt.2004.