Prevención de la espina bífida en el embarazo

Durante el embarazo son miles los consejos a tener en cuenta para la salud tanto del bebé como de la madre, pero hay algunos consejos que son previos a la concepción y que no siempre se explican adecuadamente a las futuras madres: se trata de cómo prevenir la espina bífida del bebé, pero vayamos por partes:

¿Qué es la espina bífida? 

En el primer mes de gestación se forma el tubo neural del

feto. Como su nombre indica, es una estructura en forma de tubo el cual dará lugar

posteriormente al cerebro y a la médula espinal. Si la parte que corresponde a la médula espinal no se cierra completamente, se genera la malformación conocida como espina bífida. Las principales consecuencias de esta malformación pueden darse a nivel:

  • locomotor: una parálisis o una debilidad de los miembros inferiores
  • cerebral: provoca una acumulación del líquido existente en el cerebro (líquido cefalorraquídeo), lo que genera una presión perjudicial sobre los tejidos cerebrales
  • genito-urinario: puede dar lugar a incontinencia vesical y fecal

¿Cómo prevenir la espina bífida? 

Se estiman diferentes causas por las que se puede formar la espina bífida, pero una de las que se asocia a un mayor riesgo de que se desarrolle es una deficiencia en ácido fólico, previa a la concepción, por parte de la madre. El ácido fólico o vitamina B9 es una vitamina que participa en la formación de nuevas células y está presente en verduras de hoja verde (espinacas, acelgas), legumbres (lentejas, garbanzos), frutas (en especial las naranjas) y cereales integrales. Esta vitamina necesaria para todas las personas, está garantizada en el marco de una dieta equilibrada. Pero puede haber casos de deficiencia que no son evidentes hasta el momento de un embarazo. Debido a que la formación del tubo neural se da en etapas muy tempranas de la gestación, es mejor prevenir comenzando a tomar complementos vitamínicos de ácido fólico un mes antes de la concepción y durante los tres primeros meses del embarazo.

Ante cualquier duda, pídale consejo a su médico o a su farmacéutico. Si su ginecólogo no le ha hecho ninguna referencia a esto, ¡no dude en preguntarle!

2 Comentarios

  1. Anónimo gracias por tu comentario.

    En primer lugar decir que antes del embarazo no existe ninguna prueba, solo son varios factores que pueden aumentar el riesgo de que el feto padezca esta malformación, pero ello no significa claramente que la vaya a tener. Una falta de ácido fólico, la presencia de espina bífida en los propios padres o la ingesta de algunos medicamentos aumentan el riesgo de malformación fetal.

    Durante el embarazo sí se puede detectar si el niño tendrá espina bífida, para ello se puede realizar un análisis de sangre de la madre, una ecografía prenatal o una amniocentesis, aunque por desgracia no siempre se detectan todos los casos de malformación.

  2. ¿Existe alguna prueba que pueda indicar si una mujer puede padecer / transmitir esta enfermedad?

Comentarios cerrados.