Prepara tu botiquín para el verano

Muchos ya están preparando maletas para las vacaciones, pero entre bañadores, billetes y demás, siempre se deja para el último momento, cuando no se olvida directamente, el botiquín con los elementos que nos pueden ayudar a aliviar pequeños problemas de salud. Para evitarlo, te presento lo indispensable a guardar en tu botiquín de verano y así que prepares más rápido tu equipaje, ¡y sólo tengas que pensar en lo bien que te lo vas a pasar!

Lo primero a tener en cuenta a la hora de preparar tu botiquín es el lugar de destino, pues según el sitio necesitarás unas cosas u otras, pero hay algunos elementos que son comunes a cualquier viaje:

  •  Analgésicos y antipiréticos para calmar el dolor y bajar la fiebre.
  • Antidiarreicos y sobres de rehidratación oral en caso de diarrea: en ocasiones el calor excesivo o algún alimento desconocido nos puede provocar una mala pasada, mejor estar prevenidos.
  • Pastillas contra el mareo
  • Desinfectantes:suero fisiológico en unidosis para lavar heridas además de soluciones de povidona yodada (que existe también en unidosis). Una solución hidroalcohólica para llevar contigo en todo momento y desinfectar tus manos es también muy recomendable.
    • Material de cura: gasas estériles, algodón, tiritas de diferentes tamaños para heridas o rozaduras de zapatos, esparadrapo y vendas. Ten en cuenta si va a la playa que las tiritas y el esparadrapo sean resistentes al agua.
    • Crema reparadora para pequeñas lesiones de la piel como quemaduras (tanto domésticas como solares) u otras agresiones externas. En este caso podría serte útil la gama Cicalfate de Avene, o Cicaplast de La Roche-Posay. Si quiere un remedio más natural, puede buscar geles ricos en aloe vera que calman y cicatrizan rápidamente, o bien Skin Food de Weleda con un gran contenido en ingredientes naturales también es una buena solución.
    • Tijeras y pinzas de depilar que pueden salvar de más de un apuro.
    • Termómetro
    • Repelente antiinsectos: Puedes escoger un repelente a base de ingredientes naturales como el citrodiol o citronelal (este último es apto para embarazadas o niños menores de un año) o repelentes sintéticos. Si escoges un repelente natural ten en cuenta que el tiempo de protección es más corto, por lo que habrá que aplicarlo más a menudo. A la hora de elegir el repelente, te recuerdo que es importante considerar a donde vas, ya que necesitas diferente protección según sea dentro de España donde los mosquitos lo más que te pueden provocar es una incómoda picadura, o si viajas a países donde pueden transmitir enfermedades.

 

  • Crema para picaduras: siempre viene bien llevar una crema para picaduras en caso de que los mosquitos nos hayan pillado desprotegidos. Para aliviar el picor puede recurrir a cremas antihistamínicas o bien a cremas calmantes de aloe vera, caléndula o calamina como la famosa Talquistina.
  • Protector solar: para elegirlo, además del sitio al que viajes (no necesitarás lo mismo si te vas a la Rías Baixas que a Cancún), tengas también en cuenta tu tipo de piel y la facilidad con la que se broncea (mira aquí las 10 dudas más frecuentes en el uso de protectores solares).
  • Cuidado de los ojos: las personas con ojos sensibles agradecerán no haber olvidado un suero fisiológico en unidosis que le puede servir para hidratar además de limpiar el posible salitre del agua del mar o la arena de la playa que le haya entrado.
  • Gel frío para el cansancio de piernas tras una larga caminata. Está claro que no es indispensable pero sí puede sernos de gran ayuda.
  • Según donde viajes, puede ser imprescindible llevar contigo pastillas potabilizadoras para el agua.
  • En cualquier caso, si tienes una medicación que tomes habitualmente, ¡no te la olvides en casa! 
Y tú, ¿ya has preparado tu botiquín? ¿Qué es lo que guardas habitualmente?