En alguna ocasión cuando has estado enfermo, ¿has querido saber más sobre tu enfermedad? ¿querías conocer mejor su desarrollo y más formas posibles de tratamiento a parte del que estuvieras siguiendo? Enhorabuena, en ese caso perteneces al grupo del paciente activo:

¿Qué es un paciente activo?

Un paciente activo es aquel que se informa sobre su enfermedad y que quiere, en medida de lo posible, autocuidarse. Para ello se implica en su tratamiento, dejando que sea sólo él el responsable de su enfermedad.

¿Por qué debo ser un paciente activo?

Dicho de forma sencilla y coloquial,para un paciente activo, “las cosas pasan porque tienen que pasar, pero no porque deja que le ocurran”.

Saber aplicar las recomendaciones médicas

La mayoría de las ocasiones en que solo se da información pero no se practica, tiende a olvidarse. Igual que ocurre en los colegios, donde los alumnos estudian para el examen y luego olvidan todo lo aprendido porque la gran mayoría de las veces no lo han aplicado a ningún caso, la consulta del médico es similar si no somos un personaje activo en el cuidado de nuestra salud. Todas las recomendaciones dadas hay que saber aplicarlas: ¿para qué me mandan hacer esto? ¿cómo debo hacerlo? Son preguntas que deberíamos dejar siempre resueltas para mejorar la efectividad del tratamiento, y recuperarnos rápidamente en el caso de una dolencia pasajera, o bien para un control adecuado de la enfermedad en casos crónicos y poder así mantener nuestro estilo y calidad de vida lo más intactos posible.

La formación en tu enfermedad, el pilar para combatirla

Un paciente activo quiere saber en qué consiste su enfermedad , cual es su origen y cómo se desarrolla o cuales son sus etapas para ser capaz de ponerle freno más rápidamente. ¿Cómo vas a combatir algo que no sabes ni que va a llegar, o si lo sabes, desconoces dónde se encuentra? Por eso uno de los pilares del paciente activo debe ser la formación en su propia enfermedad, ya que nos ayuda a tomar conciencia de nuestra realidad, nos da las armas para luchar contra ella de una manera más efectiva y nos permite descartar aquellos consejos venidos de yo-que-se-de-dónde que transmiten ideas bizarras y pueden todavía liarnos más la cabeza, tu podrás saber por tu propios medios si eso es útil o no.

El compromiso y la responsabilidad, claves en el paciente activo

Conociendo cómo funciona tu enfermedad y sabiendo aplicar las recomendaciones de tu médico adquieres un mayor compromiso con tu tratamiento y contigo mismo, porque eres plenamente consciente de qué haces y por qué, lo que facilita su seguimiento.

El paciente activo asume la responsabilidad de su estado, eres responsable tanto de si ocurre como si no pasa nada, porque tú decides si lo haces o no lo haces, ¿tenías alta la tensión y tomaste las correspondientes medidas para bajarla? entonces tú eres el responsable de tu mejoría, ¿no tomaste ninguna medida? entonces tú eres el responsable de seguir dónde estabas con las consecuencias que puede tener unos niveles altos de tensión. (Otra cosa es que tomaras las medidas y no veas mejoría, en ese caso deberías decírselo a tu médico).

El paciente activo, libre de elegir su tratamiento

El conocer más sobre tu enfermedad te permite una mayor elección en el tratamiento no farmacológico, es decir, en el cambio de hábitos y de alimentación que puedan ser necesarios para tu caso. No consiste sólo en seguir a pie juntillas lo que se dice, sino comprenderlo y ser consciente de inmediato de si podrás seguirlo o no, ya que el médico es el profesional de la medicina, pero tú eres el experto en tu vida y sabrás qué cosas te funcionan mejor que otras. No sirve de nada que te recomienden algo que al salir por la puerta de la consulta ya sabes que no vas a aplicar, y lo que es peor, que tampoco busques más opciones para mejorar.

Y tú, ¿ya eres paciente activo? ¿Cuales de estas características cumples? Si no lo eres, ¿te gustaría serlo? Déjame tus opiniones en el apartado de comentarios, ¡será un placer leerlas!

¿Por qué debo ser un paciente activo?
Opt In Image
Consigue la guía para estar al 100% en tu proyecto
Etiquetado en:            

8 pensamientos en “¿Por qué debo ser un paciente activo?

  • 29 mayo, 2017 a las 12:31
    Enlace permanente

    Hola! Mis abuelos viven en casa con nosotros y veo claramente como mi abuela es una paciente activa, donde sabe lo que tiene y se ha preocupado siempre por cuidarse, mientras que mi abuelo aún sabiendo lo que tiene nunca ha querido ser consciente de sus achaques, con el paso del tiempo está más pachucho mi abuelo que mi abuela 🙁

    Responder
    • 30 mayo, 2017 a las 13:09
      Enlace permanente

      Hola,
      Gracias por tu comentario.
      Es cierto, muchas veces no nos damos cuenta de lo importante que puede ser a largo plazo cuidar de nuestra salud. Luego cuando sucede algo o pasa el tiempo es cuando descubrimos realmente su importancia. Por eso hay que intentar siempre, sea cual sea nuestro estado, intentar aprender a estar un poquito mejor para poder disfrutar de las cosas que nos gustan y de nuestros seres queridos.
      Espero que el estado de tu abuelo no empeore y que sepa o pueda disfrutar del día a día con vosotros.
      Un saludo.

      Responder
  • 26 mayo, 2017 a las 18:45
    Enlace permanente

    Hola Ana,
    Pues yo por obligación tengo que ser un paciente activo, ya que actualmente tengo tiroides, y cada dos por tres me tengo que hacer una analítica, ya que se me descompensan y me tienen que cambiarla medicación.
    Pero prefiero que me expliquen las consecuencias, que no que te digan, tomate esto y ya está.

    Responder
    • 26 mayo, 2017 a las 21:16
      Enlace permanente

      Hola Eva,
      Gracias por tu comentario.
      Ya es un primer paso el hecho de que te hagas todas las analíticas que te manden, que hay gente que ni eso, pasa olímpicamente diciendo ” ya iré” y en vez de resolver las cosas de una forma más sencilla las acaban complicando.
      Lo que está muy bien es que quieras saber las consecuencias, eso te ayuda a recordar más fácilmente que tienes que tomar tu medicación y te hace implicarte más en curar tu enfermedad. Bravo.
      En cuanto a tu control dietético no olvides vigilar cuánto yodo consumes en los alimentos (según tengas hiper- o hipo- tiroidismo), ya que este puede influir en que tengas más o menos cantidad de las hormonas que te miden en la analítica (es uno de los elementos que se necesitan para formarlas).

      Un saludo

      Responder
  • 26 mayo, 2017 a las 12:35
    Enlace permanente

    Hola Ana,

    me ha gustado mucho el término: “paciente activo”. Aunque la asistencia sanitaria y farmacológica son pilares básicos en muchos casos para la curación hay elementos que permiten aumentar su acción y también reducirlo.

    La salud no es algo que puede delegarse en otros.

    Muchas gracias por este artículo.

    Un abrazo.
    Séfora

    Responder
    • 26 mayo, 2017 a las 20:40
      Enlace permanente

      Hola Séfora,
      Gracias a ti por tu comentario.
      Sí, hay más elementos que pueden ayudarnos, en muchas ocasiones no podemos limitarnos solamente a tratamiento farmacológico, podemos hacer mucho más.Aunque en muchos casos hay gente que tiene todos los elementos necesarios a su alcance, pero no sabe cómo aplicarlos, o no se preocupa ni tan siquiera por utilizarlos, para ellos es más fácil sólo “tomarse la pastilla” y listo…
      Tenemos que hacer que eso cambie.
      un abrazo.

      Responder
  • 4 mayo, 2017 a las 13:34
    Enlace permanente

    Hola Ana,

    Yo me considero una paciente activa desde siempre. Suelo preguntar al médico de dónde viene lo que me pasa y para qué sirve cada cosa que me está recomendando, ya sea un medicamento o un cambio de hábitos. No me gusta seguir órdenes a ciegas sin saber la importancia que tienen. Así puedo valorar por mí misma cómo de importante es seguir sus consejos y qué consecuencias puede tener, por ejemplo, que un día me los salte si se me olvida o no puedo seguirlos.

    Ahora bien, me he encontrado bastantes médicos a quienes esta actitud no les gusta nada, que quieren que sigas sus indicaciones sin pensar. Parece que les moleste que hagas preguntas y que les entre la prisa cuando quieres saber más.

    Con esto te quiero decir que además de hacer tomar conciencia a las personas para que sean pacientes activos también sería necesario formar a los profesionales sanitarios para que adopten este enfoque.

    Felicidades por tu trabajo.

    Un saludo.

    Responder
    • 5 mayo, 2017 a las 07:21
      Enlace permanente

      Hola Sandra,
      Gracias por tu comentario.
      ¡Qué suerte encontrar gente como tú que se preocupa de esa forma por su salud!
      Me gusta el punto de conocer las consecuencias que puede tener si por ejemplo un día se te olvida o no puedes seguirlos. Con muchos medicamentos se aconseja tomarlos siempre a la misma hora por el simple hecho de que sea más fácil acordarse, pero hay mucha gente que desconoce esta razón y como el médico les dio esa indicación, cuando pasan diez minutos de la hora habitual ya están nerviosos pensando ” a ver si no me va a a hacer efecto”… En este caso, el conocimiento de esa pequeña información daría la tranquilidad…
      Tienes razón, hay médicos que quieren que sigas a pie juntillas lo que dicen y punto, no quieren que parezca que se cuestiona “su autoridad”, afortunadamente, cada vez hay más de los que dejan participar al paciente, porque así todas las dudas que tengamos quedan resueltas y se puede facilitar seguir el tratamiento correctamente.

      Desafortunadamente, en muchos otros casos, ya no es solo la personalidad del médico sino el límite de tiempo que tienen establecido en las consultas, la media de 10 minutos que tienen por paciente en la Sanidad pública muchas veces es insuficiente para que les preguntemos todas nuestras dudas, pero lo que no ven es que a largo plazo sería una buena inversión ese tiempo, ya que el paciente al comprender mejor las cosas y seguir mejor el tratamiento, o incluso ser más eficaz por cumplirlo bien, se ahorraría en muchas ocasiones ir a consulta, ganarían eficacia y tiempo, doble ganancia.

      ASí que concienciarse de ser paciente activo, enfocar a los profesionales sanitarios en ayudar a las personas en ese aprendizaje y tirando más alto todavía, reestructuración del sistema para ser más flexible con el tiempo estipulado para las consultas. ¡Cuánto trabajo tenemos por delante! 😉

      Un saludo y feliz día.

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies