aprender errores emprendedora

Mucha gente sólo habla de sus éxitos y de lo bien que le han ido las cosas al desarrollar una tarea, pero pocas cuentan los errores como emprendedoras que han cometido.

Creo que tanto valor tiene contar lo que has hecho bien como lo que has hecho mal, incluso los fallos son más interesantes, porque si aprendes de ellos, ya sabes la ruta que no debes tomar para seguir adelante. Además por el camino te puedes llevar un aprendizaje que seguramente de otra forma no obtendrías o no ibas a interiorizar de la misma manera.

No digo que haya que tomar decisiones equivocadas para llegar a conseguir algo, pero sí que si cometes errores no te culpes por ello y que aprendas todo lo que puedas de ese fallo.

Ser consciente de estos errores y aprender de ellos han sido mis logros del segundo trimestre de 2017. Y digo bien logros, porque gracias a reconocerlos he podido empezar a repararlos.

1.No definir mi público objetivo / no hiperespecializarme

Sin duda no definir mi público objetivo desde el principio ha sido uno de mis grandes errores.

Al igual que mucha otra gente, yo empecé mi blog solo por el placer de escribir. Imagínate, ¡mi primer blog lo abrí en 2005! Lo típico de a modo de desahogo de las cosas que me pasaban a diario y de frikismos varios relacionados con la carrera. En aquel entonces está claro que no buscaba dirigirme a nadie.

Tampoco lo hacía cuando empecé a escribir ya en serio artículos para poder enseñar de una forma amena lo que había aprendido en las aulas de la facultad. Mi única misión era hacer  más comprensible la ciencia para toda la gente en general, y sobre todo explicar el por qué de las cosas, algo que siempre me ha gustado.

Cuando ya empecé a ver que el blog iba a formar parte de la forma para ganarme la vida empecé a leer en mil sitios la mejor forma de hacer un buen blog, y todos tenían en común la misma idea: define bien a tu público objetivo e hiperespecialízate.

Por más que lo leía y leía y dijera vale, voy a buscar mi público objetivo, no empezaba a hacerlo realmente.

El miedo de no llegar a todo el mundo me hacía quedarme en una idea muy general. Pero hablar “de todo” es hablar a todos y a nadie.

Si realmente quieres que te conozcan, debes diferenciarte en algo, no puedes ser uno más en la gran nube de internet. Elige aquello en lo que seas buena pero además con lo que te sientas cómoda y busca ir un poco más allá, a un campo muy concreto de eso que tanto te gusta.

Imagina delante de ti a la persona para la que estás escribiendo. ¿Estás agusto con ella? ¿Te gusta realmente el tema que estáis tratando? ¿Es algo realmente específico?

Si la respuesta es sí, adelante, ya has encontrado a tu público objetivo. Si no, no cometas el error de seguir escribiendo para esa persona, pronto te cansarás de escribir o te quemarás y ya irá mal la cosa.

Consecuencias de no elegir correctamente mi público objetivo desde el principio

 No haber escogido a quién me voy a dirigir realmente desde que decidí emprender con mi blog me ha llevado a varias cosas:

  • Elaborar tres leads magnets diferentes, con todo el tiempo de reflexión, redacción y maquetación que ello conlleva (además de las landings page y ajustar todo el sistema de autoresponders). Si no sabes lo que significan estos términos puedes averiguarlo en esta lista de vocabulario de marketing online.

El primero lo hice pensando en lo que podía interesar a mi público, pero enfocado desde mi punto de vista, es decir, no veía sus necesidades, si no lo que yo pensaba que podría ser interesante para ellos, y me pegué el primer batacazo.

El segundo ya tenía un público objetivo, aunque no estaba bien centrada en él, no sabía exactamente cómo podría ayudarles, así que tuvo más aceptación que el primero pero siguió casi sin aportarme nada.

El tercero está en construcción, pero con un público objetivo ya fijado seguro que ya a la tercera va la vencida 😉

  • Varias modificaciones del diseño de la portada enfocadas al público al que quería dirigirme.
  • Al cambiar la línea editorial que voy a seguir también hay que hacer modificaciones en las categorías donde se guardan los artículos para que luego puedan visualizarse mejor.

Como te puedes imaginar, esto lleva una cantidad de tiempo muy pero que muy considerable que pierdo para realizar otras cosas y poder pasar a otra etapa. Lo peor es el desgaste psicológico de no salir de ese punto y sentir que no avanzas, pero hay que tomárselo con filosofía y tener en cuenta lo que he ido aprendiendo durante todo ese tiempo. Ya voy a ser la experta en crear leads magnets 🙂

 

2. Padecer el síndrome del impostor

Muy unido al error de elegir al público objetivo, está el del síndrome del impostor.

Este error muy común en muchísimas emprendedoras hace que vayamos postergando la elección de nuestro público objetivo y por lo tanto el comienzo de un emprendimiento eficaz.

Ver que otra gente trataba temáticas similares a la mía y que tenían mucho público me hacía pensar que si yo intentaba hacer lo mismo que ellos la gente podría pensar que estaba intentando engañarles, que yo no era suficiente para eso, pero ¿cómo no voy a serlo si es a lo que me dedico? ¿Cómo no voy a saber de lo que hablo si es algo que hago a diario tanto en mi vida profesional como personal?

Cada uno de nosotros sabemos en qué podemos ser buenos y cómo podemos ayudar a los demás, ¿dónde ves tú ahí un impostor?

No te compares con gente que ya tiene un gran público, ellos llevan más tiempo que tú y por lo tanto están en una etapa diferente. Compárate sólo con tu yo de hace dos semanas para ver cómo vas progresando 🙂

3. Llevar el perfeccionismo a todo lo que hago

Intentar hacer todo perfecto desde el primer minuto es también un error a evitar como emprendedora.

  •  Buscar unos colores que vayan completamente con tu estilo,
  •  una tipografía que se adapte a lo que quieres transmitir,
  • un diseño de tu página que refleje lo que busca tu público…

todo esto son factores que van a hacer que tardes más en lanzar tu proyecto, sin saber todavía si realmente es viable  o no.

Aquí estamos en el debate entre:

No hay segunda ocasión de causar una buena primera impresión versus lo importante es lanzar tu proyecto, no hace falta que todo esté perfecto, lánzalo y ya irás modificando…

Mejor hecho que perfecto

Yo te diría que hay que encontrar el punto medio, hacer algo que realmente tu creas que va acorde con la idea que quieres transmitir y con tu público objetivo, pero sin pasarte media hora cambiando dos puntos el tamaño de la letra o alargando dos milímetros esa línea que va en el diseño de tu logo.

Avanza, realiza tareas que vayan a ser realmente útiles para el progreso de tu proyecto como redactar contenidos e interaccionar con otras personas.

 

4.No relacionarme

El primer impulso que tienes es escribir, escribir y escribir para que el Sr. Google vea que tienes más contenidos.

¿Y de qué te sirve que escribas si nadie te conoce?  ¿Quién te va a leer a parte de tu madre y tu pareja? Tampoco hace falta que hagas un máster en relaciones públicas, pero está claro que necesitas tener una red de contactos para llevar tu proyecto a buen puerto.

El problema es que vienes todavía arrastrando el síndrome del impostor y pensando que lo que haces no es realmente bueno y que no le va a gustar a la gente. Pues entonces mal vamos…

Olvida esos complejos, todos somos buenos en algo, sólo tienes que saber enfocarlo a hacer de ello tu modo de vida. A unas personas les cuesta más que a otras, pero amiga mía (y no es la canción de Alejandro Sanz), el emprendimiento y el aprendizaje personal van de la mano, no hay un sólo día en el que no vayas a aprender algo nuevo, y por ende, corregir cosas que pensabas antes hacías bien.

Evidentemente no a todo el mundo le va a gustar lo que hagas. Primero porque tú no te diriges a todo el mundo, sino a un público en concreto. Segundo, igual que en tu vida personal habrá gente con la que tengas más o menos afinidad, pues aquí te va a ocurrir exactamente lo mismo. No intentes agradar a todo el mundo, eso es imposible.

Sal ahí y busca gente que a priori pueden estar interesada en tu negocio, tanto futuros clientes como personas de tu mismo nicho con los que después puedas establecer relaciones beneficiosas para tu proyecto. No los consideres competencia, considéralos aliados.

Busca en grupos de facebook a gente que se dedique a lo mismo que tú e intenta avanzar con ellos. Cada uno tiene un proyecto diferente y está en una etapa distinta, pero el hecho de ver a otras personas que han pasado o están pasando por el mismo sitio que tú siempre ayuda.

Además en estos grupos, si son realmente buenos, los componentes suelen compartir herramientas o consejos que te pueden ser muy útiles, pero eso sí, mantente activa, no seas de las que lee todas las publicaciones pero luego nunca comenta, si haces esto seguimos en las mismas, ¿quién va a saber qué estás ahí y a qué te dedicas?

Si lo haces bien, poco a poco irás aprendiendo muchas cosas de estos grupos y además haciendo tu también tus aportaciones al grupo conseguirás que te vayan conociendo y que tu proyecto vaya avanzando.

5. “Infoxicarme”

Cada vez hay más información y queremos conocerlo todo. Queremos aprender como esponjas y no perdernos nada.

Dime, ¿a cuántas newsletter relacionadas con tu negocio estás suscrita?

¿y cuánto tiempo pasas leyéndolas todas?

¿te ayuda todo lo que lees o se contradicen unas ideas con otras?

Lo mejor es que busques realmente a un referente de peso en tu campo y le sigas, no quieras leer todo lo que hay en internet porque por un lado eso es imposible, y por otro, te volverás loca.

 

6. No contar a nadie lo que haces por miedo al qué dirán

Creo que aunque este sea el último error como emprendedora que te explico en este post, es casi el primero a tener en cuenta, porque si no le das solución a esto, el resto tienen poco sentido.

Aunque este error se basa un poco en el síndrome del impostor y en no hacer relaciones, también hace referencia a tu mundo offline, la gente que te rodea cada día, familiares, amigos.

¿Has decidido reorientar tu carrera profesional y te da vergüenza lo que la gente pueda pensar?

–  Tantos años estudiando para esto…

– Fíjate, lo que ha hecho y en lo que se ha convertido…

Son frases que pueden retumbar en tu cabeza y hacer que no le cuentes a nadie lo que reamente quieres hacer. Pero ¿alguien te las ha dicho realmente o lo has pensado tú?

No te pongas el freno tú sola. Si son gente de tu entorno y por tanto te aprecian, sabrán entender la importancia de lo que tu nuevo proyecto supone para ti.

Nadie te juzgará por lo que hagas. Es el camino que tú has elegido y es una forma más de ganarse la vida, igual que cualquier otra profesión.

Es más, tu vas a luchar no solo por tu trabajo sino también por tu estilo de vida, que es lo que te ha llevado a emprender de esta forma.

El problema es que con tanto falso gurú inventando trabajos que prometen casi jubilarte antes de empezar a trabajar la gente no ve claro a lo que te vas a dedicar, pero ahí estás tú para explicarles en qué consiste realmente tu sueño, allá después cada uno las conclusiones que quiera sacar.

Mis logros del primer semestre 2017

Pese a todos estos errores cometidos desde que empecé a emprender, ha sido realmente en abril de este año cuando me he liado la manta a la cabeza y he decidido salir fuera y decir: ¡aquí estoy!

No tenía ningún objetivco ocmo tal marcado para este semestre, sólo cosas que pensaba hacer y revoloteaban en mi cabeza, pero sin planteármelas realmente y menos conuna fecha fijada.

Pero pese a eso, durante estos tres últimos meses he conseguido:

1.Entrar en grupos de facebook donde he perdido completamente el miedo o vergüenza y ya soy un miembro más para aprender y aportar conocimientos sobre el emprendimiento.

2. Mi primer guest post sobre mitos y falsas creencias en torno a la fruta.

3.He empezado a crear una comunidad en torno a mi blog con gente que deja sus comentarios

4.Asistir a mi primer evento de networking donde por fin conocí en persona a referentes que seguía desde hace tiempo y tenía muchas ganas de hablar con ellos.

5.Encontrar un mentor que me va a guiar en mis pasos para hacer avanzar en mi proyecto de una forma más eficaz y rápida.

6.He encontrado mi público objetivo y trazado mi línea editorial (que no es moco de pavo eh??)

7.Mirándolo desde un punto de vista positivo me he vuelto experta en la creación de lead magnets 🙂

Ahora que lo veo todo escrito, la verdad es que son unas cuantas cosillas! 🙂

 

Mis objetivos para el segundo trimestre

Hablo de semestre porque pillando vacaciones de por medio es un poco difícil saber exactamente en qué momento haré cada cosa, pero está claro que mi propósito es hacerlo todo antes de acabar el año.

1.Relanzar el blog mostrando oficialmente mi nueva línea editorial y a quien me dirijo

2.Crear el lead magnet enfocado para el relanzamiento del blog

3.Crear un calendario de publicación en redes sociales para hacer un networking más efectivo

4.Fijar unos objetivos para mis publicaciones en redes sociales

5.Aumentar considerablemente el número de visitas y de suscriptores

6.Publicar un guest post en un blog de mucho alcance.

7.Realizar al menos una entrevista a un profesional de la salud que pueda aportar un gran valor para mis lectores

8.Realizar un post colaborativo entre varias personas para mostrar un objetivo importante en salud y al mismo tiempo ganar visibilidad.

9.Abrir mi servicio de asesoría y coaching en pérdida de peso

10.Hacer un vídeo de presentación para mi página de Facebook.

Bueno, no está mal teniendo en cuenta que pilla el verano por medio y la vuelta en septiembre siempre cuesta ponerse en marcha no?

Y tú, ¿qué objetivos te has planteado para este trimestre o semestre?

Imagen: Pexels

Mis 6 errores como emprendedora – objetivos segundo trimestre 2017
Etiquetado en:    

14 pensamientos en “Mis 6 errores como emprendedora – objetivos segundo trimestre 2017

  • 1 agosto, 2017 a las 18:14
    Enlace permanente

    ¡Hola Ana!

    Genial tu post sobre los aprendizajes (que no errores ;P) del segundo trimestre del año.

    Un post con mucho valor para todos aquellos que empiecen con su proyecto digital.

    Espero el post de tus éxitos del tercer trimestre del año 🙂

    Un abrazo buen verano.

    Responder
    • 17 agosto, 2017 a las 12:58
      Enlace permanente

      ¡Hola Eduardo!
      Muchas gracias. Espero que sirva de ayuda para aquellos que comienzan. Siempre se habla de lo bueno, pero poca gente dice lo que de verdad ha aprendido indirectamente a través de los errores. Afortunadamente cada vez somos más los que tenemos esta forma de pensar y ayudarnos entre nosotros a través de este tipo de posts 🙂
      A ver que trae el tercer trimestre… 😉
      Un abrazo

      Responder
  • 13 julio, 2017 a las 20:00
    Enlace permanente

    Felicidades!!! Pararse a pensar y reflexionar sobre los errores cometidos y tomar el timón del rumbo es ya en sí todo un logro.
    Y felicidades de nuevo por todos tus objetivos conseguidos en este semestre.

    Responder
    • 20 julio, 2017 a las 11:36
      Enlace permanente

      Hola CArmen,
      Muchas gracias por tus palabras. Así ayuda bastante a darse cuenta de que si he superado estos miedos o baches los que vengan después será cuestión de tiempo, persistir y buscar la forma de hacerlo, si lo hice una vez, ¿por qué no otra? 😉
      Un abrazo

      Responder
  • 13 julio, 2017 a las 19:15
    Enlace permanente

    Me siento totalmente identificada en todo lo que has dicho, aunque yo ya empecé más enfocada ufff con todo lo que tienes que contar y me sumo al completo a la infointoxicación, tanto que llevo 2 meses sin leer nada y claro tampoco se tiene que llegar a este extremo, pero necesitaba un respiro. Muchos éxitos con tus objetivos este último semestre!!!

    Responder
    • 20 julio, 2017 a las 11:34
      Enlace permanente

      Hola Aida,
      yo también llevo unos meses sin apenas leer nada, casi no tengo tiempo para realmente avanzar en mi trabajo como para enicma ponerme a leer…pero efectivamnte, de vez en cuando hay que ponerse a ello para saber cómo continuar. “Sólo” hay que organizarse y aprender a filtrar información para avanzar de forma más eficaz, y recalco que el “sólo” está entre comillas 😉
      Un abrazo

      Responder
  • 12 julio, 2017 a las 14:28
    Enlace permanente

    Hola Ana!!, no sé por donde empezar…
    Bueno, me hubiese encantado leer tu primer blog… jajaja

    Ya en serio.

    Tus errores han sido míos. Muchas gracias por compartirlos para que otras puedan conocerlos y prevenirlos.

    Respecto a tus logros… ¡Muchísimas felicidades! Tienes toda mi admiración.

    Y tus objetivos están geniales. Vas a dar muchos pasos realmente importantes.
    Estoy deseando ver todos tus logros.

    Responder
    • 20 julio, 2017 a las 11:32
      Enlace permanente

      Hola Ana!
      jajaja, ains madre, mi primer blog, cuanta tontería tenía encima en ese momento! jejeje
      Me alegro que tú también hayas pasado ya esta etapa y que ahora te enfrentes a nuevos retos que seguro vas a superar con creces. Iremos viendo juntas los progresos de ambas 😉
      Un abrazo!

      Responder
  • 12 julio, 2017 a las 12:57
    Enlace permanente

    Que bien que te organizas da gusto leerte y tomar consejo, veo que tienes las cosas muy claras y eso es muy importante. Gracias por tu post es muy interesante.

    Responder
    • 20 julio, 2017 a las 11:29
      Enlace permanente

      Hola Conchita,
      muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te sea útil lo que escribo, para eso estoy, para intentar ayudaros en todo lo que pueda en cuanto a salud se refiere y mostraros mi carrera de fondo en el emprendimiento con sus cosas buenas y no tan buenas.
      Un abrazo

      Responder
  • 10 julio, 2017 a las 19:09
    Enlace permanente

    Wuau! un artículo muy valiente y muy valioso. Siempre es bueno escuchar lo bueno de emprender pero recordar los errores que no se deben cometer. Si lo tienes tan claro, solo te queda cambiarlo y a triunfar.

    Responder
    • 20 julio, 2017 a las 11:26
      Enlace permanente

      Hola Mónica,
      muchas gracias por tus palabras. Sí, muha gente sólo enseña lo bueno, pero creo que se avanza más rápido a veces mostrando lo malo para evitar caer en ello.
      Un abrazo.

      Responder
  • 10 julio, 2017 a las 11:45
    Enlace permanente

    Totalmente identificada en más de uno de los puntos. Es que esto de lanzarse a emprender no es fácil. Pero como bien dices, siempre andamos aprendiendo. Ha sido bueno leerte, me has inspirado a hacer mi propia lista de las cosas que he logrado…que tampoco han resultado ser pocas 🙂

    Responder
    • 20 julio, 2017 a las 11:25
      Enlace permanente

      Hola Ana,
      me alegro que te haya inspirado y que tú tambien hayas conseguido varias cosas 🙂 .Muchos piensan que emprender es sólo la parte visible, pero como el iceberg, hasta que se ve algo, la cantidad de cosas que tenemos que haber logrado antes!
      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies