Estres influencia salud

 

¿Te ha ocurrido alguna vez que estabas nervioso por alguna razón y dijeras “tengo un nudo en el estómago?

¿Te da miedo hablar en público y tuviste que hacer una presentación en una sala con mucha gente?¿Cómo estaban tus manos? ¿Y tu respiración? ¿Cuántas veces fuiste al baño antes de empezar tu charla?

Por mucho que la medicina actual intente separar aspectos de nuestra salud para poder “tratarnos mejor” con tantas especialidades médicas, en la mayoría de las ocasiones no se tiene en cuenta la relación entre el cuerpo y la mente. Si esta relación no fuese así, ¿por qué te ocurren cosas a nivel físico cuando estás estresado o preocupado por algo?

¿Qué síntomas provoca el estres en tu salud?

Parece increíble, pero son muchísimos puntos de nuestro cuerpo donde el estrés puede verse reflejado. Te muestro algunos de los síntomas más destacados (Fuente: Instituto Americano del estrés)

 

Dolores de cabeza y tensión de mandíbulas   Resfriados, infecciones y herpes más frecuentes Ataques de pánico
Debilidad y mareos Diarrea/estreñimiento Aumento de la frustración e irritabilidad
Tartamudeo Dificultades respiratorias Irritaciones en la piel
Dolor de estómago y naúseas Zumbido en los oídos Insomnio o pesadillas
Temblor de labios y manos Caída del cabello Desorganización y dificultad para aprender
Sudoración Disminución del deseo sexual Dificultad para la toma de decisiones
Boca seca Cambios en el apetito y modificaciones en el peso sin hacer dieta Disminución de la efectividad y productividad en el trabajo

 

Estos son algunos de los síntomas más destacados producidos por el estrés. Los más conocidos son los que afectan al estado de ánimo y al comportamiento, pero como puedes ver, también afecta a varios órganos del cuerpo.

¿Por qué es más posible que ocurran todas estas reacciones cuando tengo estrés?

El estrés, desde el principio de los tiempos, era utilizado como un sistema de alarma para el hombre.

Ante un verdadero peligro como era el ataque de un animal, su cuerpo  se preparaba para salir corriendo segregando “las hormonas del estrés”, adrenalina y cortisol. Estas hacían que estuviera listo para correr en todo momento, aumentando sus latidos cardíacos y frecuencia respiratoria para aportar más sangre y oxígeno a los músculos, y que estos pudieran hacer su trabajo. Muchos otros efectos son consecuencia de estos primeros.

Evidentemente, salvo que te vayas de safari y la cosa se tuerza un poco, no vas a tener ningún animal que te persiga en tu vida diaria. Pero tu cuerpo en ese sentido no ha evolucionado, y sigue teniendo el mismo sistema de actuación ante la presencia de una amenaza para ti, aunque estas se hayan adaptado al presente, como pagar facturas, mucho trabajo, problemas de salud, o cualquier situación que altere tu bienestar.

Algunos de estos efectos no aparecen de golpe, sino que se dan cuando el estrés se mantiene más en el tiempo.

¿Qué relación hay entre el estrés y el dolor de espalda?

Una de las características más frecuentes del estrés es la creación de tensión en los músculos, y donde más suele verse reflejada es en la espalda y en las cervicales. En estos casos el dolor suele aparecer más una vez ha desaparecido la razón de nuestro estrés si es una situación breve (como en el ejemplo que te ponía al principio de la presentación oral, o si empiezas a conducir y te estresa mucho, el dolor de espalda seguro que lo tienes cuando te bajes del coche). En situaciones donde el estrés dure más tiempo, la tensión evidentemente será más continuada.

Esa tensión muscular aparece como consecuencia de que el estrés provoca rigidez en los nervios y éstos a su vez, contraen los músculos y comprimen las vértebras. Según el fisioterapeuta Roberto Junquera,  esta situación que provoca el estrés puede ser incluso el origen de hernias discales en la zona lumbar baja.

¿Cómo disminuir tu estrés y a la larga liberar tu espalda?

Cada vez existen más formas de liberar estrés, aunque no por ello deben darse de lado otras más tradicionales. Sea como sea, en poco tiempo pasarán por aquí algunas personas que podrán serte de ayuda para disminuir tu estrés, y así conseguir que tu espalda no esté tan contracturada. De todas formas quiero dejarte algunos consejos, que aunque quizás algunos los puedas ver obvios, en ocasiones en el fragor de la batalla los olvidamos, y pueden ser de lo más útiles:

1. Si lo que te estresa esta en tus manos:

  •  Cuestión de organización. Muchas veces es un problema de elecciones el que nos lleva a esta situación. No separar bien lo importante de lo urgente hace que acabes metiendo todo en el apartado de urgente y con el estrés por las nubes.  Organízate y da prioridad a lo que realmente tenga que tenerla.
  • Acepta que no puedes hacer todo lo que tú quieres en el tiempo que quieres. Nuestras ganas de avanzar en cualquier terreno nos hacen cargar nuestras agendas más de lo que debemos, y cuando surge algún imprevisto y no podemos llevarlo a cabo, se lió. No pasa nada, ya lo harás al día siguiente. No pasa nada porque envíes ese mail mañana (si tienes bien establecidas cuáles son tus tareas urgentes, claro) ,o porque no solicites ese presupuesto ahora mismo.

2. Si lo que te estresa no está en tus manos:

Vale, esto que te voy a decir te va a sonar a sí, claro, es muy fácil decirlo, pero piénsalo bien, si tú no puedes hacer nada por cambiarlo, ¿ por qué angustiarte? Si depende de ti adelante, organiza lo que tengas que hacer y a por ello, pero si no, no vas a ganar nada por estresarte, de hecho, más bien, ya puedes ver en la tabla de arriba lo que puedes perder.

Pero como sé que esto no es tan sencillo, por lo menos si tienes poca práctica con esta forma de pensar, puedes hacer también otras cosas:

  • Dedica tiempo a tus hobbies: sí, a veces puede parecer un sinsentido, estar estresado porque no te da tiempo de hacer cosas y encima, ¿me pongo con mis hobbies?  Pues sí, el  dedicarnos a lo que más nos gusta nos relaja y después te dará más fuerza para solucionar lo que tuvieses entre manos. A mí personalmente el ponerme música durante veinte minutos y bailar como si no hubiese un mañana me deja completamente relajada, siento el cuerpo y la cabeza  totalmente libres.
  • Salir con tus amigos: idem del anterior, el relajarte un rato con ellos te ayudará a tomar un poco de tiempo y distancia y puede que veas las cosas de otra forma, además cogerás energía para seguir con tus propósitos.

 Y es completamente cierto, ¿sabes lo que hice yo el día antes del examen de selectividad? no, no fue estudiar. A esas alturas ya con los nervios que tenía poco iba a hacer, solo iba a ganar ponerme más nerviosa, así que llamé a una amiga y nos fuimos al cine. Y sí, las notas fueron muy buenas. Descansé el día de antes e hice muy buen examen, y es que planeándote bien te puedes permitir estos “lujos”.

  • Haz alguna actividad física: Esto viene un poco al hilo de las anteriores, el cambiar de tema durante un rato ayuda a desestresarte. Además durante el deporte y las actividades que te gustan se secretan endorfinas que ayudan a relajarte.
  • Mindfulness o meditación activa: es una de las técnicas más empleadas actualmente para relajarse, ser consciente en cada momento de lo que haces observando todo tranquilamente es una técnica más, pero no me adelanto, que en breve vendrá alguien a hablarte de esto…

Espero que este post haya servido para darte cuenta de lo “peligroso” que puede ser el estrés para tu salud, y que puedas adaptar algunos de los tips a tu rutina diaria.

Ahora cuéntame en los comentarios, ¿cómo influye el estrés en tu cuerpo?¿Qué haces tú para relajarte?

Un abrazo

Ana.

Imagen portada original: Diseñada por Freepik

¿Cómo influye el estrés en tu salud y en tu espalda y cómo evitarlo?
Opt In Image
Muévete más mientras trabajas y en los descansos para reducir tu dolor de espalda

Información básica sobre Protección de Datos

Estos datos de carácter personal que me proporciones serán tratados por Ana García Pérez (¡presente!). Finalidad: Gestionar el alta de esta suscripción, enviarte mis nuevos contenidos gratuitos periódicamente así como proponerte mis productos digitales o servicios que considere pueden serte útiles.Legitimación: A través de tu consentimiento.Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, lim itación y suprimir tus datos.Puedes consultar toda esta información más detallada en mi política de privacidad.

Etiquetado en: