hábitos saludables emprendedores

Esta semana he invitado a once emprendedores digitales para conocer cuáles son los hábitos saludables que les hacen darlo todo en su día a día. Descubre si tú también sigues alguno de ellos, y sobre todo, si puedes aplicar alguno de los que te presentan a tu rutina diaria. ¡Descúbrelos!

La vida del emprendedor es dura, sabes cuándo empieza tu jornada pero no sabes cuándo acaba. Es por ello que considero importantísimo tener hábitos saludables que te ayuden a mantener alta tu energía.

En mi caso, alterno varios hábitos en función de lo que me apetece o me pide el cuerpo.

Lo que a mí me ayuda a estar al 100% es:

  • levantarme muy temprano, sobre las 6,
  • meditar un rato (entre 10 y 30 minutos) y dentro de la meditación introduzco ciertos mantras o afirmaciones positivas que preparan mi mente para afrontar lo que se me ponga por delante,
  • salir a dar un paseo al amanecer para aprovechar el silencio y al mismo tiempo disfrutar de la luz natural antes de empezar la jornada frente al ordenador,
  • hacer algunos ejercicios de fuerza (sentadillas, planchas, flexiones) y estiramientos
  • e intentar mantener una alimentación lo más sana posible.

El día que hace mucho frío, llueve o simplemente no me apetece pasear, hago un poquito de Chikung que está específicamente pensado para aprender a controlar la energía vital.

Te garantizo que tener hábitos saludables es totalmente indispensable para que cualquier persona, no sólo los emprendedores, puedan tener una vida satisfactoria.

Pero el hábito saludable por excelencia que no admite excusas es:

  • Saber mantener una actitud positiva
  • No permitir que tu mente se llene de pensamientos limitantes
  • Y sonreír siempre que puedas

Comenzar el día con calma y motivación es esencial para una vida sana. Me levanto 1 hora y media antes de que comience la jornada laboral. Esto me permite leer, realizar estiramientos para desentumecer el cuerpo y activar la energía (practicando la atención consciente) y enfocarme en mis objetivos (previamente planificados).  Para generar un estado positivo puedes ponerte música, visualizar o cualquier otra técnica que te funcione.

En cuanto a la conectividad es positivo adquirir el hábito de enganche y desenganche para no perderse en el mundo virtual. Las redes sociales son casi todo ventajas pero ¡ojo! Porque pueden ser un ladrón de tu tiempo y no permitirte enfocarte en lo importante. En mi caso tengo desactivadas las notificaciones en mi móvil, desactivo el email de trabajo en mi móvil durante mi tiempo libre y tengo establecidos unos momentos a lo largo del día (mañana, medio día y noche) para compartir, comentar y ver la información en redes sociales. Y por último, para asegurar el descanso desconecto wifi y conexión a internet en mi móvil cuando me voy a dormir.

Los hábitos organizativos te facilitarán la vida: tener un horario estructurado que  asigne tiempos a todo (también para comprar, limpiar o ir al gimnasio), fijar objetivos y tareas mensuales, semanales y diarias y revisar y celebrar tus avances.

 El hábito más importante para mí, sin ningún lugar a dudas, es la higiene del sueño.

Por lo general, no suelo acostarme más tarde de las 10 y me despierto de forma natural (sin despertador) al amanecer. Bueno, tengo que admitir que a vece es el gallo el que se encarga de esa tarea ya que me gusta dormir con la ventana abierta 😊

Conseguir un sueño de calidad y reparador pasa, en mi opinión, por sincronizar nuestro reloj biológico, regulado por la luz principalmente, con la naturaleza, tal y como hemos hecho la mayor parte de nuestra existencia.

Es decir, estar activos cuando hay luz y bajar la actividad y dormir cuando hay oscuridad.

No te compliques la vida con pastillas, cremas y suplementos, simplemente duerme cuando toca.

Resultado: energía y vitalidad garantizados para llevar a cabo tu proyecto emprendedor y cualquier cosa que te propongas.

Tengo varios hábitos que son esenciales para mi equilibrio y desempeño, como dormir lo suficiente, cuidar mi alimentación,  practicar la gratitud, hacer ejercicio o estar en contacto con la naturaleza.

Si tuviera que destacar uno mencionaría la meditación. Empecé en una época de mucho estrés. Al principio me parecía que “perdía el tiempo”, pero terminó convirtiéndose en una necesidad vital y en un hábito regular.

Como parte de mi rutina matutina, cada día antes de empezar con mi trabajo medito. Según el día le dedico más o menos tiempo pero aunque sólo sean 10 minutos,  marca una diferencia en mi jornada. Me da tierra y también inspiración.

Este espacio de conexión con mi Ser y con algo superior,  me ayuda a empezar el día más centrada, con más claridad y serenidad.

Desde que me dedico por completo a mi proyecto de emprendimiento, he ido incorporando varios hábitos para mantener mi energía elevada. No obstante, esas rutinas podrían reducirse a dos.

El elemento más importante, para mí, es el autoconocimiento. Estar al frente de un negocio, te coloca en una posición vulnerable, donde todos tus miedos y carencias emocionales salen a relucir.

Cuando aparecen, si no te conoces a ti mismo, es fácil caer en ellos y tomar decisiones basadas en el miedo. Por eso, cuando me siento mal anímicamente, procuro entender qué es lo que me está pasando a nivel interior para poder aceptarlo y transformarlo en algo más beneficioso.

El segundo elemento es el que más me ha costado aplicar. Es el movimiento en mi vida cotidiana.

Cuando estás sentado muchas horas frente a la pantalla del ordenador, el cuerpo se tensa y se cansa de mantener la misma postura. Este hecho, junto a las tensiones emocionales, provoca que aparezca dolor en el cuerpo.

Las tensiones emocionales se pueden trabajar con el autoconocimiento a través del cuerpo. Pero el sedentarismo se mejora con movimiento.

Para moverme, aparte de ir a natación 3 veces por semana, hago parones en medio del trabajo. Esos parones los uso para estirar el cuerpo, cambiar la silla por una pelota de pilates, dar algunos saltos para cargarme de energía, entre otros.

Para conocerme a mí misma y para que el movimiento esté presente en mi día a día, me va muy bien hacer una rutina diaria con diferentes ejercicios corporales que recargan las pilas.

Aunque pueda parecer lo contrario, cuanto más me muevo, más energía tengo para seguir adelante con mi negocio.

Hasta hace unos años casi siempre me sentía débil, cansada y a menudo enferma y dolorida. Me habían diagnosticado varias enfermedades crónicas y mi vida estaba cada vez más limitada.

Hasta que comencé a cuidarme e incluir hábitos saludables en mi día a día. Fue tan sencillo y progresivo que ni cuenta me di de tales cambios, salvo porque cada día me encontraba mejor y más fuerte. Y hoy en día se que si me cuido soy capaz de lo que me proponga.

Lo primero cada mañana es agradecer, mínimo tres cosas. Luego me digo algunas frases positivas y comienzo una pequeña rutina de estiramientos y rotaciones para desentumecerme. Esto me ayuda de manera increíble. Y al finalizar me tomo un vaso de agua.

Trato de desayunar cada día un jugo verde o una fruta. No siempre me es posible, pero se que me sienta muy bien.

Tras dejar a mis hijos en el colegio continúo mi rutina personal. Lo primero una meditación, me ayuda a centrarme, relajarme e inspirarme, y ¡lista para trabajar!

Una dieta equilibrada combinada con ejercicio diario es una base segura. Descansos oportunos, meditaciones diarias, gestionar mis emociones en cuanto tomo conciencia de ellas, son básicos para evitar el desgaste físico y emocional a lo largo del día.

En mi caso finalizo mi jornada planificando el trabajo del día siguiente. Y finalizo mi día con oraciones y agradeciendo todo lo bueno que mi día tuvo y todas las personas que tengo a mi alrededor.

Uno de los hábitos más saludables y efectivos que he desarrollado en mi aventura emprendedora en Plantarte.net es el de la organización. Trabajar para uno mismo requiere disciplina y constancia. Focalizar objetivos y planificar una estrategia bien definida.

Para empezar, hay que vencer la rutina y ser constante en los horarios. Debemos empezar por madrugar y desayunar sano. La energía que nos aporta un desayuno completo, que incluya cereales y fruta resulta fundamental. Soy muy aficionado al café pero lo he sustituido por los tés y un plátano a media mañana, que aporta mucha energía.

Considero que las mañanas son el momento más productivo del día. Concentro en las primeras horas de cada jornada todas mis tareas En ese sentido, la organización visual es clave. Un corcho frente a nuestro escritorio, con post-its de colores, en función de la temática es una idea que me funciona muy bien.

Además, hay que saber desconectar y tomar ciertos descansos. Uno por la mañana para almorzar. Y durante esta pausa prescindir de tecnología como el móvil o las redes sociales. Recuerda que tratamos de desconectar, especialmente la vista de la pantalla.

Nuestra posición para trabajar también debe ser cuidada. Nuestra espalda se puede resentir. Por eso incluir ejercicio en nuestra rutina semanal es básico. recomiendo especialmente la natación, aunque sean dos o tres ratitos por semana.

Finalmente, a nivel emocional, es básico fijarse objetivos abarcables y un sistema de auto gratificaciones. Por ejemplo, hoy quiero hacer estas tres tareas. Y cuando las cumpla puedo dar por concluida mi jornada. Así podré hacer lo que me apetezca, ya sea un hobby o tu vida social.

Todos los aspectos relacionados con nuestra rutina laboral deben estar perfectamente determinados. Adoptar hábitos saludables y unas pautas diarias te darán el impulso que necesitas para conseguir tus metas

Pues yo tengo dos hábitos, no sé si saludables o no, pero que me van muy bien últimamente en mi negocio.

El primero es que desde hace un tiempo, me levanto 2h antes.

Es que la vida no me da.

Yo cuando más productiva estoy y más me concentro es por la mañana. Así que desde que tengo el hábito de madrugar mi trabajo me cunde más, soy más productiva y creo que el resultado es de mayor calidad.

Lógicamente, los primeros días estás cansada, dormida, pero luego el cuerpo se va acostumbrando y créeme cuando te digo que estoy más activa y energética. También te digo, que me acuesto pronto e intento no trasnochar. El cuerpo necesita sus horas de sueño y si me levanto antes, también me duermo antes.

El segundo hábito es planificar y calendarizar.

De manera que no voy improvisando. ¿Qué me da esto? Tranquilidad y reducción del estrés.

Tengo planificado mi trabajo y el tiempo aproximado que me llevará realizarlo. Así sé cuando tengo tiempo “libre” para perderlo investigando, probando cosas nuevas o evaluando mis resultados. Pero, sabiendo que lo que tengo que terminar en el día lo tengo hecho.

Puedo decirte que mi nivel de estrés se ha reducido un montón y que no tengo esa sensación de saber que tengo mucho que hacer, pero no saber qué. Antes tenía un agobio y estrés permanente, que se estaba convirtiendo en crónico. Lo peor es saber que estas estresada y pensar que es normal.

Espero que mis dos hábitos te sirvan en tu camino al emprendimiento.

Después de estar una semana alimentándome de crispis porque así no tenía que despegarme del ordenador y sufrir unos días las consecuencias de esta alimentación, dije “¡Basta!”. Así, con las interrogaciones.

A partir de ese momento me propuse una rutina para poder llegar a la noche sin echar de menos un par de kilitos o una cabeza a la que no le duela el día.

Para ello siempre me tomo media hora solo para mí por las mañanas. Esta media hora la utilizo para desayunar un desayuno de reina para empezar el día a tope (siempre suelen ser frambuesas combinadas con yogurt, cereales, etc. y mi té) y para meditar en la ducha, buscar la playlist del día (porque yo sin música no soy persona) y para abrir las cortinas.

Una vez hago esto, salgo por la puerta con mi tuper de comida que he preparado siguiendo una tabla de comidas, escuchando mi playlist, la que toca ese día, y me encamino a la oficina, siempre andando. Me encanta respirar aire fresco y sentir el frío por la mañana. Además así hago también un poco de ejercicio.

En la oficina tengo una agenda con todo bien colocadito de forma que pueda realizar todas las labores del día sin tener que andar estresada porque no me dé la vida y pudiendo dedicar un tiempo a la comida. Por último desconecto cada hora 5 minutos del ordenador para cuidar mis ojos y mis dolores de cabeza.

En conclusión lo que me hace estar a tope en salud y energía es una buen desayuno, una tabla de comidas que me obligo a seguir de forma que como de todo, aprovechar la luz solar, saber desconectar y organización para evitar al amigo estrés y ser más productivo.

Los hábitos saludables que sigo cada día para estar al 100% en mi día como emprendedora son los siguientes:

  •  Desayuno un par de piezas de frutas y una infusión que me ayudan a comenzar el día con más energía y vitalidad.
  • Voy al gimnasio de lunes a viernes a primera hora de la mañana para hacer ejercicio físico, no sólo me mantiene sana y en forma, sino que me ayudar a ser más fuerte mentalmente, a tener más fuerza de voluntad y más foco. Además de ayudar a reducir mis niveles de ansiedad.
  • Medito 15 minutos al día, me ayuda a relajarme, a respirar y a tomarme la vida con calma. Lo hago con una música tranquila y luz tenue.
  • Procuro comer sano y saludable, y no picar entre horas. Tomo mucha agua, es un elemento básico de la vida, y me ayuda a tener una vida saludable.
  • Planifico diariamente cada día, para no llevar sobresaltos y que no se me olvide ninguna tarea por hacer; y procuro trabajar cada día la creatividad que me ayuda a dar lo mejor de mí misma en mi trabajo.
  • Desconecto el ordenador, el smartphone, la tableta y todos los dispositivos electrónicos una hora antes de irme a la cama.
  • Leo un poquito cada día antes de irme a dormir, esto me ayuda a relajarme.
  • Duermo entre 7 y 8 horas que son las que me pide el cuerpo para descansar y desconectar. 

Sin ser muy consciente a lo largo de mi vida han habido tres pilares importantes a la hora de cuidarme para estar saludable y poder afrontar el día con suficiente energía y un buen estado de ánimo.

El primero Descansar

En realidad este me ha venido dado por naturaleza, desde siempre he dormido bastante y con un sueño profundo y reparador.

No fui consciente de lo importante  que era para mi para tener la energía necesaria hasta el momento en que empecé a dormir poco y mal (despertándome 3 y 4 veces en una noche) cuando nació mi hija.

En ese momento empecé a valorarlo en su justa medida y por eso tengo muy presente el descansar cada día lo que necesito y cuando empiezo a notar los síntomas del cansancio por muchas tareas que tenga pendientes, doy prioridad a encontrar un hueco para descansar, ya sea una siesta de 30′, parar 10′ y hacer unos estiramientos, depende de lo que necesite.

Comer 5 veces al día

Este hábito lo he recuperado hace algún tiempo ya que debido a los horarios de trabajo, compromisos, etc lo deje durante muchos años.

No soy de comer grandes cantidades, sin embargo, hace tiempo que descubrí que comer a media mañana (una pieza de fruta o frutos secos o  un mini bocadillo) y merendar me permite : mantener mi peso, sentirme más ligera y no tener bajones de energía que hacen que me cueste concentrarme.

Hacer ejercicio

Siempre he practicado algún deporte (natación, tenis, senderismo…) me ha servido para relajarme, vaciar la mente, sentirme más ligera y fortalecer mi cuerpo.

Actualmente voy un día a nadar (aprovechando que mi hija hace un cursillo), otro día a Yoga y mínimo un día a la semana a caminar 30′ y cada 15 días a una sesión de Movimiento Expresivo.

Todo ello me ayuda para incrementar mi energía, eliminar tensiones y tener una mayor conciencia corporal que me ayuda a gestionar de una manera más adecuada mi estado de ánimo.

Espero que todos los hábitos que siguen estos emprendedores te sean útiles para incorporar a tu día a día, aunque sea un par de ellos. ¿O ya los tienes? Cuéntamelo en los comentarios 🙂

Imagen presentación post:  Freepik

Los hábitos saludables de 11 emprendedores digitales que les permiten darlo todo en su día a día

6 pensamientos en “Los hábitos saludables de 11 emprendedores digitales que les permiten darlo todo en su día a día

  • 17 octubre, 2017 a las 18:42
    Enlace permanente

    Hola Ana, muchas gracias Ana por contar conmigo!

    Un placer participar y compartir este espacio con tantos profesionales que cuidan su salud y ayudan a otras personas.

    Felicidades! por tu idea y el trabajo realizado que sin duda será útil para muchas personas.

    Un abrazo,

    • 30 noviembre, 2017 a las 19:52
      Enlace permanente

      Hola Montse,

      Gracias a ti por aportar tu granito de arena, seguro que mucha gente adopta alguno de tus hábitos en su día a día.
      Un abrazo.

  • 17 octubre, 2017 a las 11:08
    Enlace permanente

    Hola Ana y lectores de tu blog,

    ha quedado un artículo estupendo lleno de información valiosa para mejorar la vida de las personas.

    La vida emprendedora no es siempre un camino de rosas e implementar hábios saludables es de vital importancia para no sucumbir por el camino.

    Te agradezco mucho que hayas contado conmigo para él. Da gusto verse rodeada por colaboradores tan llenos de energía y entusiasmo, algunos de los cuales tengo el placer de conocer personalmente y otros muchos que estoy feliz de descubrir gracias a tu post.

    Te mando un abrazo!

    Kiki

    • 30 noviembre, 2017 a las 19:54
      Enlace permanente

      Hola Kiki

      Muchas gracias por tus palabras. Es un placer haber contado contigo 😉

      Un abrazo!

  • 17 octubre, 2017 a las 09:13
    Enlace permanente

    Buenos días Ana, compis del artículo y toda persona que se anime a leerlo!

    Antes de nada agradecer a Ana el haberme incluido en el post porque creo que las colaboraciones son otra de las bases para mantener salud (mental) en cualquier emprendimiento.

    Al mismo tiempo, es un auténtico placer compartir “cartel” con gente tan estupenda que trabaja por el bien de los demás. Con muchos de los participantes del artículo tengo una relación estrecha y con otros he descubierto proyectos que no conocía y que me parecen geniales.

    Es un artículo de valor indiscutible así que animo a toda persona que lo lea a coger apuntes e intentar implementar algunos de estos hábitos en su día a día.

    Un fuerte abrazo

    • 17 octubre, 2017 a las 10:22
      Enlace permanente

      Hola Tania!
      Muchas gracias por tus palabras!

      El placer ha sido mío que hayais querido participar con vuestra experiencia diaria para poder hacer más fácil el día a día a otros emprendedores y sobre todo, hacerlo en buena salud, ¡así da gusto trabajar!

      Un gran abrazo y nos seguimos viendo en nuestras páginas,seguro que juntas tenemos mucho que aportar al resto de emprendedores 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: