En estas fechas la equinácea es una de las plantas medicinales más utilizada ya que se dice que tiene efecto en la prevención y el tratamiento de resfriados,  pero, ¿es esto realmente cierto?

La equinácea es una planta de pequeño tamaño empleada sobre todo en Europa y América, perteneciente a la familia de las Asteráceas igual que la manzanilla o la árnica. Aparentemente estimula nuestro sistema inmunitario pero vamos a ver qué hay de cierto en ello:

Ensayos clínicos con equinácea

La equinácea y el tratamiento – prevención del resfriado

Buscando a través de los términos equinácea y resfriado en bases de datos de artículos biomédicos (para los que lo manejan más frecuentemente, nuestro conocido pubmed), el problema está en que cada estudio utiliza una especie diferente de Equinácea (E.angustifolia o E. purpurea), una parte distinta de la planta (raíces, hojas o flores), y la forma de extraer los principios activos es variada, por lo que es muy difícil llegar a unos resultados generales concretos. Aun así, teniendo en cuenta esta gran heterogeneidad, algunas de las conclusiones que se sacan son:

“Algunas preparaciones de equinácea podrían reducir el riesgo de resfriarse entre un 10 y un 20% “,”…sugiere una reducción en la duración de sus síntomas”, pero también se observa que “la mayoría de los estudios no demostraron ninguna reducción significativa en los síntomas de los pacientes”.

Sin embargo, todos están de acuerdo en que tanto para la prevención como para el tratamiento del resfriado común se deben hacer ensayos con un mayor número de personas y controlando variables como la especie de equinácea, sus dosis y la calidad de la preparación, por lo que actualmente no se pueden justificar unas recomendaciones para tomar equinácea.

La equinácea y la estimulación del sistema inmunitario

Existen múltiples estudios que han demostrado el incremento de actividad del sistema inmune más concretamente el aumento de la formación de glóbulos blancos y de anticuerpos. Los responsables de esta actividad son  moléculas  como las alquilamidas principalmente, así como polisacáridos y ácido cafeico junto a sus derivados. Es el conjunto de estos compuestos los que producen el aumento de actividad inmune, pero ojo, este hecho está demostrado in vitro o bien en ratones y conejos. En cuanto a humanos, ensayos con tan solo diez personas han sido realizados, por lo que se necesitan muchos más estudios para demostrar la actividad inmunomoduladora.

Seguridad de la equinácea: efectos adversos y contraindicaciones

En cuanto a los efectos adversos, la mayoría de ellos son de origen gastrointestinal, aunque son autolimitados y no necesitan tratamiento.

En lo referente a las contraindicaciones, el Comité de productos basados en plantas medicinales (HPMC), perteneciente a la Agencia Europea del Medicamento, debido a su efecto inmunomodulador, desaconseja  la equinácea en personas con enfermedades autoinmunes o sometidas a tratamientos inmunosupresores.

Además estudios in vitro han demostrado que los compuestos activos de la equinácea podrían causar interacciones con medicamentos debido a la inhibición de la principal enzima que metaboliza los fármacos, el citocromo p450, lo que provocaría un aumento de sus niveles en sangre pudiendo llegar a provocar toxicidad.

¿Qué dicen la OMS respecto a la equinácea?

La Organización Mundial de la Salud explica en sus monografías sobre plantas medicinales que “E. Purpurea se administra por vía oral en terapia de apoyo para resfriados e infecciones de las vías respiratorias...Se cree que los efectos beneficiosos en el tratamiento de estas infecciones se producen mediante la estimulación de la respuesta inmune... Sin embargo, también se llegó a la conclusión de que no había pruebas suficientes para elaborar unas claras recomendaciones terapéuticas en cuanto a la dosis e indicación específica”.

Aunque esta monografía se elaboró en 1999  tomando como fuente bibliográfica un artículo de 1994, en la actualidad no existe una gran diferencia en cuanto a las indicaciones presentadas para el uso de equinácea.

Conclusión sobre la equinácea

Se ha demostrado in vitro y en animales de laboratorio que la equinácea aumenta la actividad del sistema inmune, aunque queda por comprobar si esto ocurre también en humanos.

En cuanto al tratamiento y prevención de resfriados se constata una pequeña eficacia por parte de esta planta, aunque se requieren muchos más ensayos para elaborar unas indicaciones más solidas así como para unificar los estudios sobre las dosis a administrar y las técnicas de obtención de los compuestos activos de equinácea.

Referencias

WHO monographs on selected medicinal plants. Geneva: World Health Organization; 1999. p. 136-45.

Ardjomand-Woelkart K, Bauer R. Review and Assessment of Medicinal Safety Data of Orally Used Echinacea Preparations. Planta Med 2016; 82: 17– 31

Karsch-Völk M, Barrett B, Kiefer D, Bauer R, Ardjomand-Woelkart K, Linde K. Echinacea for preventing and treating the common cold. The Cochrane database of systematic reviews. 2014;2:3

Manayi A, Vazirian M, Saeidnia S. Echinacea purpurea: Pharmacology, phytochemistry and analysis methods. Pharmacognosy Reviews. 2015;9(17):63-72.

Wagner L, Cramer H, Klose P, Lauche R, Gass F, Dobos G, Langhorst J, Herbal Medicine for Cough: a Systematic Review and Meta-Analysis. Forsch Komplementmed 2015;22:359-368

¿Es útil la equinácea en el resfriado?
Etiquetado en: