dolor hernia discal vs espalda

En ocasiones se confunde un dolor de espalda con la posibilidad de tener una hernia discal, vamos a ver cómo se podría diferenciar cada uno de los diferentes dolores.

¿Qué es una hernia discal?

Aunque ya lo vimos brevemente en el post El ABC de la espalda, vamos a detallarlo un poco más aquí.

En nuestra columna vertebral, las vertebras que la componen están separadas para poder tener movilidad. El espacio que queda entre cada vértebra está ocupado por un disco de consistencia gelatinosa.

Este disco, si aumenta la presión que se ejerce sobre él, por un aumento de peso en la columna o una mala postura durante mucho tiempo, puede provocar que se deforme y se salga un poco de su estructura. Puedes compararlo con un sandwich, donde cada rebanada de pan es una vértebra y el relleno el disco. Si tu vas apretando el pan, el contenido puede empezar a deformarse y salirse, pues esto es algo similar.

Según el grado de deformación del disco y cuanto sobresalga de la estructura de las vértebras podemos tener una protrusión (una pequeña salida del disco) o una hernia discal (una salida un poco más grande de dicho disco)

 

hernia-protrusión

¿Por qué duele una hernia discal?

Dicha salida como tal no es dolorosa, pero ay amigo, hay que contar con lo que esa hernia puede encontrarse en su camino, y lo que se encuentra son los nervios que recorren la zona inferior del cuerpo (si es una hernia discal en la zona lumbar) o la zona superior ( si es hernia discal cervical).

En cualquiera de los casos, es la presión que puede ejercer esa hernia sobre un nervio que pase justo en esa zona lo que provoca dolor, pero no en la zona física donde se está produciendo el contacto entre la hernia y el nervio, sino en la zona que es recorrida por dicho nervio:

  •  una hernia lumbar que toca un nervio transcurriendo por esa zona puede provocar dolor a lo largo de toda la pierna y del pie, en forma de hormigueo, dolor como”una cuerda” que reconoces exactamente el camino que está siguiendo, presión, quemazón, incluso pérdida de sensibilidad o de fuerza en casos más avanzados.
  • una hernia discal en la zona cervical puede llegar a tocar los nervios que van hacia los brazos y es aquí donde se reflejará el dolor, pero no en la espalda.

Puede que además del dolor de hernia te duela la espalda por factores que se suman, es decir, tienes una hernia  discal lumbar tocando un nervio (puede que tengas dolor en la pierna) y además estés sentado en una mala postura (también puede que te duela la espalda), pero eso no significa que la hernia te provoque dolor de espalda.

 

¿Cuáles son los síntomas de una hernia discal y cómo distinguirlos de un dolor de espalda?

Recuerda que una hernia discal no es siempre dolorosa, duele cuando está presionando algún nervio.

Aunque los dolores son muy subjetivos y bastante complicados de definir, podríamos decir que el dolor de espalda es un dolor interno (al contrario de cuando te das un golpe que te tocas y sabes al 100% donde te duele), de diferente intensidad, pero que se queda localizado en una zona más o menos concreta, a modo de placa.

En el caso de la hernia como ya te he dicho antes, es un dolor que recorre “más camino”, que puedes sentir como una cuerda que atraviesa una zona, a lo cual se le puede sumar sensación de hormigueo y de mucha presión. Este dolor que se provoca por irritación del nervio es lo que se conoce como “dolor neuropático”.

En mi caso te diré que era como “una cuerda” en la zona del gemelo, sentía perfectamente el camino que seguía el dolor, algo de hormigueo en los pies, y ya cuando llegué  a la cumbre que no me permitía hacer prácticamente nada era además sensación de quemazón en el mismo gemelo y mucha presión en el tobillo, como si me lo estuvieran apretando por todas partes.

 

¿Cómo aliviar el dolor de una hernia discal?

En este punto no hay automedicación que valga. Si sabes que tienes una hernia discal es porque ya te la han diagnosticado,  y en consecuencia tu médico te habrá pautado una medicación según sea tu situación.

Sea cual sea la medicación, debes saber que es utilizada SOLO PARA TRATAR LOS SÍNTOMAS como es el dolor, pero NUNCA VA A ACTUAR PARA REVERTIR LA HERNIA.

Estos son los medicamento que más se suelen recetar:

-antiinflamatorios: en este punto, las pomadas antiinflamatorias como Voltadol y demás compañeras son de poca utilidad, ya que el dolor no es muscular, sino provocado por la inflamación de un nervio. En este caso será ibuprofeno oral (u otros de su misma familia, los antiinflamatorios no esteroideos o AINES) lo que te hará más efecto en este grupo. Ojo, todos ellos pueden acabar provocando úlceras de estómago entre otras cosas, por lo que deben tomarse siempre con precaución. También podrías optar por analgésicos tipo paracetamol, pero en este caso es un poco menos eficaz.

-relajantes musculares: es otra opción que se aconseja normalmente antes de ir a dormir, debido al efecto sedante que tiene y además para que el dolor te permita descansar durante la noche. El más aconsejado en este grupo es el diazepam y tampoco tiene muchas más eficacia que los AINES anteriores.

-otros: según el médico puede recetar algún medicamentos específicos para tratar el dolor neuropático, inyecciones intramusculares de corticoides, o incluso infitraciones en el lugar del origen del dolor, pero todas ellas no siempre son eficaces.

Por eso, además de aliviar el dolor con estos medicamentos, intentando usarlos lo menos posible, hay que ir al origen del dolor, que es esa salida del disco que está tocando el nervio y presionándolo. En ocasiones se puede revertir el estado de ese disco herniado sin necesidad de operación, “simplemente” disminuyendo la presión sobre él. Y digo simplemente entre comillas porque es algo que a simple vista es sencillo, pero luego requiere de trabajo. De ello hablaremos mas adelente.

 

Y ahora cuéntame, ¿has estado alguna vez en esta situación de pensar en una hernia discal cuando te dolía la espalda? Si la has tenido, ¿cual era tu sensación?

Comparte este post si piensas que puede ser de ayuda a otras personas.

¿Cómo distinguir un dolor de espalda de dolor por hernia discal?
Opt In Image
Muévete más mientras trabajas y en los descansos para reducir tu dolor de espalda

Información básica sobre Protección de Datos

Estos datos de carácter personal que me proporciones serán tratados por Ana García Pérez (¡presente!). Finalidad: Gestionar el alta de esta suscripción, enviarte mis nuevos contenidos gratuitos periódicamente así como proponerte mis productos digitales o servicios que considere pueden serte útiles.Legitimación: A través de tu consentimiento.Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, lim itación y suprimir tus datos.Puedes consultar toda esta información más detallada en mi política de privacidad.

10 pensamientos en “¿Cómo distinguir un dolor de espalda de dolor por hernia discal?

  • 8 mayo, 2018 a las 14:47
    Enlace permanente

    Me ha parecido fantástico el post porque precisamente tengo hernia discal y es un engorro. Muchas veces te viene dolores y no sabes asociarlo bien.
    Un sabio consejo: corregir la postura para no tener estos problemas.

    • 9 mayo, 2018 a las 09:26
      Enlace permanente

      Hola Sonia,
      Gracias por tu comentario.
      Exactamente, cuando no se conoce bien lo que nos pasa es difícil distinguir. Alguien que tenga una hernia avanzada sin saberlo y se le refleje en la pierna, creerá que algo le pasa en esa zona pero no en la espalda. Idem con una hernia cervical y un hormigueo casi constante en el brazo. Espero que tras leer este post se puede asociar bien de dónde viene cada tipo de dolor (refiriéndonos a estas dos dolencias, claro).
      Buen consejo, una de las causas de las hernias son las malas posturas mantenidas durante mucho tiempo, así que corregirlas es de gran ayuda.
      Un saludo.

  • 6 mayo, 2018 a las 19:03
    Enlace permanente

    Tu texto me ha parecido muy útil. Aunque nunca he padecido una hernia, ahora me ha quedado muy claro qué es y cómo puede producirse. Y si tenemos en cuenta que trabajo sentada todo el día, resulta siendo muy práctico conocer la información que entregas. Gracias por compartirla. Me animas a cuidar mi postura y prestar más atención al cuidado que le doy a mi columna y mi espalda en general.

    • 8 mayo, 2018 a las 09:35
      Enlace permanente

      Hola Ana.
      Gracias por tu comentario.
      MAdre mía con lo que me dices entonces he cumplido mi objetivo al 100%! jeje.
      Me alegro de que se haya “despertado” en ti ese ánimo a cuidar tu postura y tu espalda en general. Aquí estoy para ayudarte en esa tarea 😉
      Un saludo.

  • 6 mayo, 2018 a las 11:58
    Enlace permanente

    el gran descubrimiento del día ¡nunca te acostarás sin saber una cosa más!nos ha quedado muy claro como distinguir ambos dolores pero esperamos que no tengamos que sufrirlos nunca!

    un saludo Ana!!

    • 8 mayo, 2018 a las 09:32
      Enlace permanente

      Hola
      Gracias por tu comentario.
      Me alegro de que haya quedado claro :-).
      Un saludo.

  • 4 mayo, 2018 a las 14:19
    Enlace permanente

    Hola Ana,

    qué útil leerte. Yo no tengo hernias pero sí gente cercana que las tiene y lo mejor, además de medicación son masajes y reposo.
    Así quedesenado leer tu post sobre técnicas para dismunir la presión 😉

    Un saludo.
    Elena

    • 4 mayo, 2018 a las 15:18
      Enlace permanente

      Hola Elena,
      Gracias por tu comentario :).
      Los masajes son beneficiosos, aunque mucho más unos ejercicios bien establecidos según la zona donde se produzca la hernia.
      En cuanto al reposo me gustaría puntualizar de qué tipo, porque tradicionalmente se mandaba reposo en cama y listo, pero ahora se ha visto que puede llegar a ser peor incluso, porque contribuye a que la musculatura esté más débil, por lo que el peso que debe soportar la columna es mayor y por tanto la hernia presiona más el nervio.
      Existe una situación en la que el reposo sí alivia, y es cuando la hernia es lumbar, y tras un rato de pie el dolor aumenta, pero al sentarnos desaparece, y al volver a caminar vuelve a empezar, y así sucesivamente. Aún en esa situación (no en ese momento preciso de dolor, pero en general) debe existir movimiento, siempre de acuerdo a nuestro grado de dolor y limitaciones claro está, nunca hay que forzar la máquina. Esto no quiere decir que estés todo el día de un lado a otro, sino que hay que bajar un poco el ritmo pero nunca quedarnos la mayor parte del tiempo sin hacer nada.
      Espero que tu gente cercana pierda rápido ese dolor.
      Un saludo 🙂
      Un saludo 🙂

  • 4 mayo, 2018 a las 12:30
    Enlace permanente

    La verdad es que conozco a gente con estos problemas y treméndamente molesto. Y ya no digamos, cuando te acaba incapacitando para tener una vida normal o seguir con tu trabajo. Muy interesante tu artículo para distinguir un dolor de otro, ya que, quienes no sabemos, lo metemos todo en el mismo saco. Un saludo.

    • 4 mayo, 2018 a las 15:02
      Enlace permanente

      Hola Mónica,
      Gracias por tu comentario.
      Sí, el momento en que una hernia te hace cambiar todo tu ritmo de vida, te incapacita tanto en trabajo como en nivel personal es desde luego el “hasta aquí hemos llegado”. Muy difícil para los que están / hemos estado en esa etapa, por eso el entendimiento de lo que nos ocurre por la gente que nos rodea es tan importante, y para ellos, entre otros, va este post.
      Un saludo 🙂

Los comentarios están cerrados.