Contra el dolor

 

Mañana viernes se celebra el día mundial contra el dolor. Aunque ya escribí el mes pasado sobre las cefaleas, se podría considerar que estas son tan solo la punta del iceberg. Todos sabemos lo que es el dolor porque en alguna etapa de nuestra vida lo hemos sufrido: caídas, golpes, artrosis, lumbagos, muelas, ciática,etc. De origen muscular, visceral o debidos a una inflamación. De forma aguda o crónica. Son tantos tipos diferentes de dolor que hablar de ellos queriendo englobar todos al mismo tiempo es imposible. Pero lo que tienen en común, sobre todo si son crónicos, es la incapacidad que estos pueden llegar a generar para desarrollar actividades cotidianas y conseguir un cierto nivel de calidad de vida.

 Como la finalidad de Mi Boticaria es intentar proporcionarte el máximo bienestar, te iré presentando en diferentes artículos varios tipos de dolores (imposible mencionar todos pero sí los más comunes), explicándote su causa y posibles tratamientos alternativos o complementarios a los que uses habitualmente (tendremos que tener en cuenta que no existan interacción entre ambos).
Aunque siempre te lo digo, esta vez lo señalo más todavía: recuerda que si ya tienes un tratamiento habitual dado por otro profesional sanitario, este será el que conozca exactamente tu estado de salud y por lo tanto el tratamiento que mejor te corresponde. No obstante, siempre puedes plantearle si puedes usar algo alternativo/complementario. Y en caso de que tengas algún dolor crónico que no te haya sido diagnosticado, ¡ya estás pidiendo hora para el médico!

Otra cosa que también quería decirte es que en el ámbito de la salud, pero sobre todo del dolor, siempre existe la solidaridad con la gente que nos rodea, más conocida como “a mí me mandaron…” o “pues a mí me va muy bien…” . Aunque lo digas con todo el amor del mundo, puede que sin saberlo estés perjudicando a esa persona, ¿sabes si al que le recomiendas ibuprofeno tiene algún problema de estómago? ¿y al que le dices que tome paracetamol (porque tu vecina te contó que era mano de santo), tiene alguna enfermedad relacionada con el hígado? En cualquiera de los dos casos, más que ayudarle, puedes estar haciéndole la pascua…Por eso está muy bien recibir consejos de la gente que nos aprecia, pero siempre hay que tomarlos con calma y con conocimiento.

 ¡Aquí te estaré esperando con el próximo artículo!

Artículos mencionados en este post: Feliz sin dolor de cabeza