Cómo combatir las piernas cansadas con fitoterapia

Estar todo el día de pie, el calor, sobrepeso, embarazo, o la falta de movilidad en las piernas por estar mucho tiempo sentado puede provocar una sensación de piernas cansadas. Una de las principales causas de esta sensación de pesadez es la dificultad en el retorno venoso sanguíneo, provocada por el mal funcionamiento de las válvulas encargadas de devolver la sangre al corazón, y que en ocasiones, producen una insuficiencia venosa. Esto hace que la sangre se acumule aumentando la presión en las paredes de las venas que se hinchan e inflaman, generando las varices.

Para aliviar esa sensación de pesadez y varices podemos acudir a la fitoterapia, ya sea por vía
tópica u oral. Aquí encontraremos varias plantas de las que nos podemos servir:

Ginkgo: el Ginkgo biloba es un árbol originario de China cuyas hojas poseen flavonoides que favorecen la circulación sanguínea, disminuyen la formación de edemas y además tienen efecto antiagregante, es decir, evitan la formación de coágulos.

Castaño de Indias: para empezar, hay que tener cuidado de no confundir este árbol (Aesculus hippocastanum), también llamado castaño falso, con el común (Castanea sativa), ya que la semilla del primero puede ser venenosa. Sin embargo, su corteza es empleada en medicina ya que contiene cumarinas que le otorgan un efecto antiedematoso, y otros principios activos como los flavonoides que producen vasoconstricción, la cual se traduce en una mejora de la circulación sanguínea.

El meliloto es una planta pequeña originaria de Europa y la zona noroccidental asiática. Sus

flores, al igual que el ginkgo y el castaño, contienen flavonoides y cumarinas que favorecen la circulación sanguínea gracias a su capacidad anticoagulante y vasoconstrictora.  Además disminuyen la presencia de edemas gracias a la disminución de la permeabilidad de los capilares y a su efecto diurético.

El rusco es un arbusto my común en Europa y en el sudoeste asiático. Sus raíces poseen principios activos (saponinas) que ofrecen igual que en los casos anteriores un efecto vasoconstrictor y antiedematoso.

Para utilizarlas por vía tópica, encontramos en el mercado los llamados geles fríos o geles para piernas cansadas, los cuales poseen una mezcla de los extractos de estas plantas. Puede aplicar estos geles dando un masaje ascendente para facilitar la circulación, consiguiendo así refrescar y calmar en cuestión de minutos esa sensación de pesadez. En caso  de emplear estas plantas vía oral (en forma de cápsulas o ampollas), su uso está restringido en embarazadas, diabéticos (debido a que puede bajar los niveles de glucosa en sangre), alteraciones hepáticas o renales, y en caso de tomar medicamentos coagulantes o anticoagulantes, ya que puede disminuir o aumentar su efecto. Debido a estas circunstancias, no olvide pedir consejo a su profesional de salud para que le indique si ese producto le conviene.

Además de utilizar estas plantas, también puede seguir otros consejos que favorecerán la circulación sanguínea y disminuirán la retención de líquidos, como disminuir el consumo de sal, tomar duchas con agua fría, poner las piernas en alto, o seguir una dieta que incluya alimentos ricos en fibra, como son las frutas y las verduras, más especialmente uvas tintas, fresas, naranjas ácidas, espinacas, remolachas, pimientos, que le aportarán flavonoides de efecto vasoconstrictor.

Y usted, ¿utiliza ya alguno de estos productos?