Las sensaciones de ardor de estómago y acidez pueden ser episodios aislados de molestias digestivas o señales de padecer la llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Si son simples molestias podemos aliviarlas directamente desde la farmacia, pero cuando son síntomas que se repiten habitualmente se requiere ya la intervención de un médico para proponer el tratamiento más indicado en cada caso. Sea cual fuere, además de darnos varias medidas dietéticas y posturales para evitar estos síntomas, veamos de qué medicamentos disponemos en la farmacia.

Omeprazol: impide la formación de ácido

Para entender cómo funciona el omeprazol, hay que conocer  previamente un detalle del funcionamiento de nuestro estómago. El ácido del estómago (ácido clorhídrico) se genera en unas células de este órgano llamadas células parietales, las cuales tapizan toda la superficie del estómago. Para facilitar la salida del ácido formado hacia la luz del estómago, existen en la superficie de dichas células unas estructuras llamadas bomba de protones que se encargan de coger parte del ácido formado dentro de las células parietales y depositarlo en el exterior.

Los inhibidores de esta bomba de protones son aquellos medicamentos acabados en “-prazol”:  omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol. Todos ellos tras su absorción en el intestino delgado y pasar a sangre, llegan hasta las células parietales, donde se unen a la bomba impidiendo que esta haga su trabajo correctamente, y por tanto frenando la salida de sustancias ácidas. Al disminuir las sustancias ácidas en el estómago, su principal aplicación es el tratamiento y la prevención de úlceras estomacales así como el tratamiento del ERGE  moderado. Además, la modificación del pH del estómago al disminuir los ácidos puede provocar una alteración en la absorción de nutrientes y otros medicamentos. Por estas razones, la familia de los “-prazoles” nunca deben tomarse como automedicación y siempre deben ser prescritos por un médico.

Antiácidos: neutralizantes

Mientras que el omeprazol impide la presencia de ácido en el estómago, existen otro tipo de medicamentos que neutralizan los ácidos ya presentes al estómago. Son los antiácidos y según su composición, nos encontramos con dos tipos:

  • antiácidos sistémicos: forman un compuesto soluble en combinación con el ácido clorhídrico del estómago, por tanto se puede absorber y afectar al equilibrio de nuestro organismo, como es el caso del archiconocido bicarbonato de sodio. Son de acción muy rápida y muy eficaces, aunque debe ser utilizado de forma muy repetida.
  • antiácidos no sistémicos: son los que siempre se recomiendan. Al juntarse con el ácido clorhídrico forman un compuesto insoluble, por lo tanto no se puede absorber. Son de acción más lenta pero también más duradera. Pueden ser sales de magnesio (Rennie®) que tienden a producir diarrea, o de aluminio en el polo opuesto, que puede producir estreñimiento, por eso existe también existe la mezcla de magnesio y aluminio como es el caso de Almax® o Maalox®.

Aunque sean medicamentos que no requieren receta médica y en ocasiones son publicitarios, los antiácidos deben ser tomados con precaución, ya que la neutralización de los ácidos provoca un cambio del pH en el estómago que hace disminuir la absorción de un gran número de medicamentos, por eso siempre deben tomarse con un intervalo de dos horas respecto a otros fármacos.

Un pasito más: protectores de la mucosa

Además de las bombas de protones y antiácidos podemos encontrar también protectores de la mucosa. Estos son compuestos como el Gaviscón®, formado por alginato de sodio que forma una capa protectora en el estómago. Como no  es absorbible, este grupo es el más recomendado durante el embarazo, momento en el que las hormonas de la gestación hacen de las suyas y entre otras lindezas, aumentan la sensación de acidez y ardor de estómago.

acidez ardor reflujo
Medicamentos empleados para la acidez y ardor de estómago

En cualquier caso si los síntomas persisten durante más de 7 días debemos consultar a nuestro médico, y nunca deben administrase a menores de 12 años.

Referencias:

Prospectos de los medicamentos citados en la web de www.aemps.gob.

Cómo combatir la acidez y el ardor de estómago
Etiquetado en: