¡Adiós depresión post-vacacional!

¿Ya está? ¿Todo el año esperando las vacaciones y ya se han terminado? Mucha gente, cuando llega esta época, empieza a estar muy cansada, somnolienta, triste o incluso irritable. Estos síntomas son lo que se conoce comúnmente como síndrome post-vacacional, pero no te preocupes, si este es tu caso, te voy a ayudar a ver las cosas de otra forma a través de unos pequeños consejos, así tu vuelta al trabajo será más sencilla.

¡No te pondrás al día en un momentito! Piensa que el trabajo que se ha ido generando en tu ausencia ¡no se ha creado de la noche a la mañana! Así que no vas a ser tu Superman o Superwoman para arreglarlo todo en una sola jornada. Aprende a decir “hasta aquí he llegado hoy” cuando acabe tu turno, sin agobiarte por lo que haya quedado encima de la mesa, mañana cuando llegues descansad@ te será más fácil continuar tus tareas. Además, debes respetar el tiempo de trabajo porque cuando este termina empieza el “turno” de familia y amigos…

Cuida el tiempo de vida familiar y social: si terminas tarde el trabajo dejarás menos tiempo para la familia y amigos, esas personas que te quieren, valoran y en muchas ocasiones te ayudan a salir del estrés que nos provoca el trabajo. Aprovecha para hablar con ellos, hacer actividades juntos, ¡seguro que ellos también necesitan estar contigo! Además cuando tenemos menos tiempo para estar con los nuestros, le echamos las culpas al trabajo, por lo que al día siguiente estaremos disgustados y no afrontaremos las cosas como debemos, ¡eso hay que evitarlo a toda costa!

Continúa con tus actividades vacacionales: la vuelta de septiembre ¡no es el fin del mundo! Puedes seguir haciendo actividades que realizabas durante las vacaciones a pequeñas dosis: deportes, ir al cine, salir con los amigos,…
Prueba cosas nuevas: Igual que cada año en Nochevieja cuando nos comemos las uvas nos marcamos nuevos propósitos, en “la rentrée” que dirían los franceses, o vuelta al trabajo, podemos también marcarnos nuevas metas, desafíos personales que nos motiven o incluso nuevas actividades como aprender idiomas, cursos de informática que te gusten o clases de cocina para aprender a hacer postres para toda tu familia.

 ¿Sabes dormir bien?

Puede parecer una pregunta muy tonta, pero mucha gente se queja de que no duerme bien o está cansada, y es simplemente porque no sabe llevar una rutina de sueño, es decir, dormir un número determinado de horas diarias manteniendo más o menos siempre los mismos horarios. La cantidad de horas que se deben dormir es un tema muy discutido, según la edad de la persona y mismamente, el organismo de cada uno, pero lo que está claro es que no se debe uno pasar todo el día durmiendo, ni tampoco ir arrastrando sueño toda la jornada. En cuanto a los horarios, trasnochar por quedarnos viendo una película que nos gusta o lo que ya es cada vez más común, viendo vídeos de Youtube o Facebook, hay que pensar cómo nos levantaremos a la mañana siguiente si no hemos dormido lo suficiente…

Si pese a estos consejos sigues odiando septiembre, existen complementos vitamínicos o de jalea real que te pueden ayudar a encontrar la energía que necesitas para afrontar las tareas diarias (ya hablaré de estos complementos en otra ocasión). Pero si aun así sigues sin estar “en forma” lo más conveniente es visitar a tu médico de cabecera para que te ayude de la forma más adecuada a tu situación.

Y tú, ¿qué haces por mejorar tu regreso en septiembre?