Los aceites esenciales tampoco son eficaces contra el coronavirus

Tras tanta información vertida sobre el coronavirus y posibles prevenciones, quiero mostrarte si realmente son eficaces o no.

De entrada, el hecho de que un virus que la población no sabía ni que existía (puede que lo hayan padecido en su forma conocida hasta ahora pero sin saber que era este virus) ya tenga varias formas de ser prevenido, y dicho por fuentes que no son oficiales o de fiar, debería ponerte sobre alerta de que lo que están contando no es cierto. Y más aún tratándose de un virus que no es la forma que se conocía hasta ahora.

Pero entre todo lo que se dice de medidas de prevención, he querido quedarme  con este método, los aceites esenciales. En una página de Internet he visto que se venden el aceite esencial de lavanda, el del árbol de té y el de naranjo.

aceites esenciales no efectivos coronavirus

Y es algo que me molesta enormemente, que jueguen así con la salud de las personas, con su confianza, con sus recursos económicos y poner en entredicho la fitoterapia que está demostrada ser eficaz para otras situaciones. Por eso voy a mostrarte qué estudios científicos existen sobre estos tres aceites esenciales relacionados con el coronavirus.

Evidencia científica sobre el coronavirus y los aceites esenciales

Aunque hay muchos tipos y “se dice” que pueden ser útiles para muchas dolencias, no voy a entrar en este momento a comprobar todo, sino lo que exista relacionado con el coronavirus.

Para ello vamos a ver en una de las fuentes más fiables que puedes encontrar, Pubmed, una fuente de datos perteneciente a la National Library of Medicine de EE.UU, y que acoge publicaciones de más de 5300 revistas científicas internacionales en el ámbito de la medicina y similares. Este es el resultado de buscar coronavirus y aceites esenciales:

estudios coronavirus aceites esenciales

Como puedes ver, sólo hay un resultado, y además nada tiene que ver con el coronavirus, sino con otro tipo de virus causante de problemas estomacales. La única relación es que en ese artículo se habla de estudios llevados a cabo en laboratorio para ver la eficacia de varios aceites esenciales conra diferentes virus y bacterias, pero en ningún caso se habla de coronavirus y mucho menos de estudios realizados en humanos, con lo cual no nos sirve.

Así que como ves, ya de entrada, no hay ningún estudio que diga que los aceites esenciales son eficaces contra el coronavirus. De hecho, ¿crees que si los hubiera y fueran resultados positivos, la situación iba a llegar a donde estamos? Pues no. Como muestra Nature, los científicos ya están probando una gran cantidad de medicamentos antivirales usados previamente antre otros tipos de virus o los coronavirus SARS y MERS que ya provocaron epidemias en su momento.

Pero vamos a ver entonces en qué se han basado para decir que estos aceites esenciales pueden hacer frente a dicho virus.

Aceite esencial de lavanda

Lo primero que deberían indicarnos en el envase es de qué tipo de lavanda se trata, ya que existen diferentes tipos y cada uno de ellas puede tener una función diferente según su composición (ya hablé de esto en el uso de aceites esenciales). Podría ser Lavandula officinalis o Lavandula angustifolia, dos de las más utilizadas.

Buscando en Pubmed igual que en el caso anterior, aparecen algunos artículos relacionados con este aceite, pero hablan sobre lavanda para aplicaciones en dolor posparto, acción cardioprotectora, antiparasitaria entre otras, nada tiene que ver ninguna con el tema del tratamiento o prevención del coronavirus (aparte dejamos si las aplicaciones a las que se refieren los otros estudios son verdaderamente fiables, vamos a centrarnos en este virus de momento).

En uno de los artículos (1) se describe como el aceite de lavanda tiene efecto in vitro y contra bacterias, lo cual está aún lejos de que se pueda decir que sea efectivo al usarlo en humanos y por supuesto, hablan de bacterias, nada de virus, y mucho menos coronavirus, por lo que este estudio de momento solo nos sirve como una puerta abierta a que se hagan muchos más estudios y aplicarlos en seres humanos para ver si realmente podría ser usado para tal fin (mira el último post donde hablé de los pasos en el desarrollo de medicamentos y mira la distancia que hay entre los ensayos in vitro y los que ya pueden comercializarse.)

En otro artículo (2) menciona también como puede tener efecto contra algunas bacterias, pero siempre probando in vitro, no en humanos. Los únicos estudios clínicos que se muestran para la lavanda aquí están relacionados con su efecto tranquilizante, nada que ver con antibacteriano y mucho menos antiviral.

Aceite esencial de arbol de té

Al arbol del té también se le conoce más formalmente como Melaleuca alternifolia, y es el nombre que empleraremos en nuestra búsqueda.

En (3) se muestra un estudio del año 2000 en humanos para combatir un tipo de hongos, pero no habla nada de aumentar defensas. También se presenta como posible tratamiento para el acné (4) aunque el pequeño número de personas con el que se ha probado no nos deje tomar este resultado aún como muy fiable. Por otra parte también podría ser eficaz contra otro tipo de bacterias que provocan daños en la piel (5 y 6).

En este aspecto, estamos más avanzados que con la lavanda, ya que el arbol del té sí que tiene estudios realizados en humanos, pero sigue sin tener nada que ver con virus ni con aumento de defensas.

Aceite esencial de naranjo

Aquí de nuevo no se especifica qué tipo de naranja es (hay tres tipos diferentes que suelen usarse en aromaterapia). Vamos a dar por supuesto que se refieren al naranjo normal (Citrus sinensis), ya que es el que tiene algo más de datos orientados al tema del que estamos hablando.

En cualquier caso, podría ser útil contra algunas bacterias y hongos (7) pero por supuesto de virus, y con corona, nada de nada.

Que aumenten la capacidad del sistema inmune como dice el anuncio podría estar relacionado con la vitamina C que contiene, pero ojo, la que contiene la fruta, el aceite esencial que se extrae de esta no tiene vitamina C, por lo que no podemos tenerlo en cuenta. Es más, en este macro estudio (8) se indican los posibles efectos de los aceites esenciales obtenidos de cada fruta de la familia de la naranja y en ninguno de ellos se habla de potenciar el sistema inmune.

Por si no vale todavía con esto, en este caso (9) buscaron los ensayos clínicos existentes sobre el aceite esencial de naranjo y entre los que se muestran: 1) no hay ninguno que estudie su actividad potenciadora del sistema inmune, y 2) estudiando otra finalidad se tiene en cuenta si el sistema inmune aumenta su actividad o no, y el resultado es negativo.

Por tanto, ya ves que ninguno de los tres aceites esenciales es eficaz contra el coronavirus (ni contra ningún otro tipo de virus).

Sólo quiero hacer un último apunte: según la OMS, en 2018 murieron 140.000 personas por sarampión en todo el mundo, enfermedad causada por un virus que por lo menos en España estaba practicamente erradicado y que debido al movimiento antivacunas ha vuelto a aparecer (¡su vacunación está incluida en el calendario de vacunaciones infantil!). Ahora a algunos les entrará la prisa porque el coronavirus no tiene todavía vacuna…

¿Qúe fuentes son entonces fiables para informarme sobre el coronavirus?

Estas son las fuentes a las que puedes acudir para tener información veraz:

Si quieres saber más información analizada en conjunto, te aconsejo que entres en el blog de Ignacio López- Goñi y de Alfonso Araujo, ambos están haciendo un seguimiento de la epidemia desde que empezó, analizan datos y te los muestran de una forma en la que hay que estar muy atento a lo que ocurre, pero sin crear la psicosis que se ha generado (si quieres seguirlos en Twitter son muy activos).

Por último también puedes ver este video de una profesional sanitaria iraní lavándose las manos con pintura, donde muestra cómo el lavado normal que solemos hacer deja muchas partes sin tocar, y cómo hacerlo correctamente, ya que este, junto a toser en el codo y no acercarse demasiado a personas que tosan, son el fundamento para la prevención del virus.

Estudios mencionados:

(1) Antimicrobial Activity of New Materials Based on Lavender and Basil Essential Oils and Hydroxyapatite

(2) Biological Activities of Essential Oils: From Plant Chemoecology to Traditional Healing Systems

(3) Treatment of interdigital tinea pedis with 25% and 50% tea tree oil solution: a randomized, placebo-controlled, blinded study.

(4) The efficacy of 5% topical tea tree oil gel in mild to moderate acne vulgaris: a randomized, double-blind placebo-controlled study.

(5) Tea tree oil as an alternative topical decolonization agent for methicillin-resistant Staphylococcus aureus.

(6) A randomized controlled trial of tea tree oil (5%) body wash versus standard body wash to prevent colonization with methicillin-resistant Staphylococcus aureus (MRSA) in critically ill adults: research protocol.

(7) Chemistry and Pharmacology of Citrus sinensis

(8) Biological Activities and Safety of Citrus spp. Essential Oils

(9) Biological Activities of Essential Oils: From Plant Chemoecology to Traditional Healing Systems

Opt In Image
Descubre los errores más típicos que cometes en casa con los medicamentos

Información básica sobre Protección de Datos

Estos datos de carácter personal que me proporciones serán tratados por Ana García Pérez (¡presente!). Finalidad: Gestionar el alta de esta suscripción, enviarte mis nuevos contenidos gratuitos periódicamente así como proponerte mis productos digitales o servicios que considere pueden serte útiles.Legitimación: A través de tu consentimiento.Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp.Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, lim itación y suprimir tus datos.Puedes consultar toda esta información más detallada en mi política de privacidad.