¿Te ha ocurrido alguna vez que al hacerte un análisis de sangre te hayan dicho en los resultados que tienes el colesterol alto? Además cuando dicen esto, suele ser el “colesterol malo” el que está aumentado, ¿pero sabes qué es el colesterol malo o el bueno?

¿De dónde procede el colesterol que tenemos en nuestro cuerpo?

El colesterol que tenemos en nuestro cuerpo puede venir de dos fuentes:

Por un lado tenemos el colesterol procedente de la dieta (fuente exógena). Cuando la comida llega al intestino, las grasas se absorben y reparten por los diferentes tejidos que la usan directamente para obtener energía como es el caso de los músculos o bien la almacenan para utilizarla más adelante cuando la necesiten. Las grasas que no hayan sido captadas en estos tejidos serán llevadas al hígado para  ser eliminadas a través de la bilis.

Otra fuente de colesterol es el fabricado por nuestro propio organismo (fuente endógena) en el hígado, y también se reparte por los diferentes tejidos en función de sus necesidades.

 

¿Cómo se transporta el colesterol?

El principal problema del colesterol es que es insoluble en agua y por tanto también en sangre, ya que está constituida en su mayor parte por agua, (¿ves que ocurre cuando intentas mezclar el agua y el aceite? pues ocurriría lo mismo). Por eso para poder transportar el colesterol a cada parte del organismo existen unas estructuras esféricas llamadas lipoproteínas que poseen una cubierta soluble en agua  y un espacio interno donde se guardan las grasas (su estructura es similar a la que te mostré en los tensioactivos empleados en cosmética) Existen varios tipos de estas esferas, pero las que nos interesan en este caso son dos: las llamadas LDL y HDL.

 

Colesterol malo y bueno: las LDL y HDL

LDL o “colesterol malo”

Las LDL, por low density lipoprotein, son las proteínas encargadas de llevar el colesterol a los diferentes tejidos de nuestro organismo donde será almacenado o quemado para obtener energía. Por sí solas estas proteínas no son malas, el problema viene cuando la asociación LDL-colesterol es muy abundante en la sangre. En este momento, se empiezan a acumular en los vasos sanguíneos, provocando que las paredes se hagan más gruesas y por lo tanto menos flexibles para facilitar el movimiento de la sangre. Además esta  acumulación provoca una inflamación, lo que conlleva que el canal de paso para la sangre sea cada vez más pequeño y por tanto pueda circular menos cantidad de esta y de oxígeno, además de la posible formación de coágulos debido  al taponamiento que se origina en algunas zonas.

Obstrucción o aterosclerosis de una arteria por la acumulación de colesterol malo
Obstrucción de una arteria por la acumulación de colesterol. Imagen: NIH

Este engrosamiento de la pared de los vasos por acumulación de LDL-colesterol es lo que se conoce como aterosclerosis, y la disminución del flujo de sangre, y por lo tanto, de oxígeno que llega, puede desencadenar en casos muy graves infarto de miocardio. Por eso este colesterol unido a las LDL es lo que conocemos como colesterol malo y encontrarlo alto en una analítica es un signo de que podamos padecer enfermedades cardiovasculares.

HDL o colesterol “bueno”

Por otra parte las HDL (high density lipoprotein) son otras lipoproteínas cuya función es transportar el colesterol pero esta vez en el sentido inverso, es decir, desde los tejidos hacia el hígado, donde las grasas serán degradadas en forma de ácidos biliares. Además de las grasas que capta en los tejidos, también puede recoger la que se encuentra acumulada en las arterias para que sea eliminada. Debido a esta función, la asociación de colesterol – HDL es lo que se conoce como colesterol bueno. Su presencia está inversamente relacionada con enfermedades cardiovasculares, es decir, cuanto más altos sean sus valores (dentro de unos límites), menor será el riesgo de padecer enfermedades como la citada aterosclerosis.

¿Cómo se detecta el colesterol malo en las analíticas?

Cuando nuestro médico nos manda hacer un análisis de sangre, el dato que se obtiene de colesterol es realmente la cantidad de lipoproteínas que lo transportan, son estas las que resultan medidas, y en consecuencia, el colesterol que llevan asociado. Pero en este caso, se refieren al colesterol total, es decir, el llevado por HDL y LDL en conjunto, Para saber realmente qué colesterol está alto habrá que recurrir a un segundo análisis donde el laboratorio analizará por separado la presencia de ambas proteínas y el colesterol presente junto a ellas. De todas formas, coloquialmente, se habla de colesterol alto para el colesterol total, sin distinguir entre sus tipos, y esto se refiere a niveles por encima de 200mg/dl.

¿Qué medidas puedo tomar para bajar el colesterol malo?

  • Para bajar el colesterol malo lo primero siempre es cuidar la alimentación: alimentos como los embutidos, bollería industrial, quesos curados o mantequilla debemos desterrarlos en caso de tener ” el colesterol alto”. En su lugar, lo mejor es optar por frutas, cereales integrales y legumbres, ya que la fibra que contienen ayuda a disminuir la absorción de grasa y la producción de colesterol. Cuando usemos aceite (en muuuy pequeñas cantidades) que se note nuestra dieta mediterránea haciendo presente el aceite de oliva, ya que protege contra la aterosclerosis.
  • En cuanto a las técnicas de cocinado, descarta los fritos, potencia los hervidos y sácale más partido a tu horno.
  • Comer con moderación también es importante, ya que si comemos en exceso, esos extras serán acumulados en forma de grasa.
  • Además un ejercicio moderado a diario  nos ayudará a eliminar los depósitos de grasa. Incluso si no eres muy deportista, con caminar 30 minutos diarios (recalco, diarios, tiene que ser algo muy constante) también vale.

 

que es el colesterol malo y bueno y cómo evitarlo

Y tú, ¿qué medidas tomas para mantener el colesterol a raya? Cuéntamelo en los comentarios 😉

Más info:

Transporte de colesterol en el organismo humano

¿Qué es el colesterol malo y bueno?
¿Quieres ser un personaje activo en el cuidado de tu salud?
Etiquetado en:                    

2 pensamientos en “¿Qué es el colesterol malo y bueno?

  • 30 Mayo, 2017 a las 13:27
    Enlace permanente

    El tema del colesterol es algo que siempre me llama la atención, Ana. Yo soy una persona joven, activa y que come bastante sano, como recomiendas tú y recomiendan los médicos. Sin embargo, debo tener el colesterol alto (bueno, entre 190 y 210) por temas más bien genéticos. Tengo la sensación, no me lo ha confirmado ningún especialista que mi cuerpo lo produce en mayor medida porque no tomo quizás alimientos que de por sí me lo proporcionen.
    Te cuento una curiosidad, y es que por motivos de trabajo estuve fuera y bueno los proveedores ya se sabe que te invitan a comer. El caso es que tomé mucha más carne de lo que suelo y a los dos día me tuve que hacer una analítica y el resultado que me dio fue de 176 o similar. ¡Increíble!
    Pero como bien dices, lo mejor es una dieta equilibrada. Aquí tus consejos sí que son muy buenos.
    Un abrazo!!

    Responder
    • 1 Junio, 2017 a las 13:53
      Enlace permanente

      Hola Carmen,
      Efectivamente, algo que mucha gente desconoce es que nuestro cuerpo necesita colesterol para sobrevivir: nuestras células lo necesitan para formar componentes de su estructura, muchas hormonas se forman a partir del colesterol también (por poner sólo un par de ejemplos). Por tanto, si nosotros no se lo suministramos nuestro cuerpo tiene que obtenerlo de alguna forma, y hay personas que son más propensas que otras a fabricarlo, tomen o no tomen colesterol en su dieta.
      Pues nada,ya sabes, di a los proveedores que te inviten más a menudo 😉 pero eso sí, con moderación… 🙂
      Un abrazo y gracias por tu comentario!

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies