mentiras en el autocuidado

 

El autocuidado es uno de los factores principales para favorecer nuestra salud. Más allá de lo que nos puedan indicar los médicos siempre podemos hacer más, o también puede tratarse de gente completamente sana que quiera seguir estándolo y se interesa por cuidarse. El problema está cuando creemos que lo estamos haciendo bien, pero por desgracia, no es así. Con influencia proveniente de muchos sitios, acabamos tomando decisiones con las que pensamos que nos estamos cuidando, pero nada más lejos de la realidad…

El autocuidado con libros

Antiguamente se pensaba que si algo estaba publicado en un libro es que era cierto, lo allí escrito iba a misa. Por desgracia ahora no es así, y muchas veces se escriben cosas que es mejor que nunca vieran la luz. Ayer por ejemplo, paseando por la Feria de libro de Madrid encontré ejemplares tales como:

  • controla tu diabetes con la dieta del pH
  • Descubre cómo la dieta del pH puede ayudarte a bajar de peso
  • Introducción a la homeopatía

Y un largo etcétera de otras obras similares. De verdad, no te puedes imaginar el daño que me hace profesionalmente hablando encontrar tales ideas publicadas, que la gente se lo crea y encima en un lugar tan emblemático para la cultura como es el Retiro todos los meses de junio. Además, aprovechar el auge del interés de la gente por el autocuidado, suscita el aumento de falsas creencias como las que publican este tipo de libros. No creas que porque un tema relacionado con la salud ya está en formato libro podrá ayudarte.

 

El autocuidado y la publicidad de “alimentos sanos”

La televisión también nos persigue constantemente con productos que son una bomba de relojería para nuestro organismo, ingredientes perjudiciales como grasas trans, excesos de sal, un exceso de azúcares o edulcorantes… Por si fuera poco cuando creemos saber lo que podemos comprar y lo que no, empiezan a manipular los etiquetados para hacernos creer que todo es perfecto

  •  0% materia grasa: vale,  y todo el azúcar que le han añadido para que realmente ese producto sepa a algo?
  • 100% natural: sí claro, la fruta o verdura que le añaden es natural, obvio, pero y la lista de todos los E-XXX que le acompañan, ¿también es natural? Ojo, no es que sea quimiófoba, los aditivos añadidos para el mantenimiento en buenas condiciones del producto hasta que lleguemos a consumirlo me parecen, y son, totalmente necesarios, pero que luego añadan todavía más para corregir sabores, colores y que encima digan que es 100% natural, a ver como se come…
  • Sin azúcares añadidos: ¿cuánta gente cree que al no tener azúcares añadidos ya no tiene azúcar? Por desgracia, esta idea es errónea, el producto tendrá el azúcar que posea de por sí, como puede ser en un zumo de naranja, contendrá los azúcares propios de esa fruta por defecto, pero no lleva más añadida. Por eso para un diabético mal informado esta frase les puede hacer variar sus niveles de glucosa y no conseguir una estabilidad diaria en cuanto a sus medidas.

En resumen, puedes ver como teóricamente apelando a la salud y pensando que practicamos el autocuidado, también nos la pueden colar y perjudicar…

¿Quieres realmente saber cómo practicar el autocuidado?

¿Te atreves a un reto conmigo? Te propongo descubrir en 8 días las herramientas necesarias para que practiques un correcto autocuidado y puedas mantenerte en buena forma o controlar correctamente tu dolencia. Para ello no tienes más que hacer click en la foto.

 

reto del autocuidado

Cuéntame, ¿te han “seducido” alguna vez con las artes del 100% natural o similares? ¿Qué te parece el reto? Tus comentarios me ayudarán a mostrarte un material más acorde a tus necesidades 😉 ¡Te espero!

 

Las mentiras en el autocuidado
¿Quieres ser un personaje activo en el cuidado de tu salud?
Etiquetado en:            

12 pensamientos en “Las mentiras en el autocuidado

  • 15 Junio, 2017 a las 10:19
    Enlace permanente

    Este es un tema que daría para un debate muy extenso. Cómo todo es bueno que lo que hagas esté basado en la ciencia y se hayan hecho estudios, también te puedo decir que a mí me han ayudado cosas que se les llama pseudociencia y que mi madre después de mucho tiempo, con la homeopatía superó el estado depresivo; con esto no te estoy diciendo que no esté de acuerdo con lo que dices sobre todo en relación a los mil productos que hay ahora que dicen ser “naturales”, que dicen “no tener azúcares” etc., la verdad es que se tiene que ir con cuidado. Muy buena iniciativa lo del reto.

    Responder
    • 16 Junio, 2017 a las 09:30
      Enlace permanente

      Hola Aida,
      Gracis por tu visita y tu comentario.
      Exacto, actualmente existen muchísimos debates sobre las pseudociencias y desgraciadamente nunca se llega a nada en claro, es un tema bastante delicado para algunas personas, sobre todo para las que se centran únicamente en decir que funciona sin pararse a pensar en el cómo.
      Me alegro que tu madre superara su estado depresivo 🙂 .
      En cuanto a lo natural,sí, ahora tenemos queestar más expectantes que nunca, sin que cunda el pánico, pero tampoco dejándonos llevar por todo lo que nos cuentan.
      Un saludo.
      Un saludo.

      Responder
  • 14 Junio, 2017 a las 13:09
    Enlace permanente

    ¡Me uno al reto Ana! Parece que me has leído el pensamiento con tu post… tanta información abruma, sobretodo cuando se solapa o contradice.

    Responder
    • 15 Junio, 2017 a las 09:22
      Enlace permanente

      Hola Ana,
      ¡Un placer encontrate en el reto! Ya me contarás que te está pareciendo 😉

      Responder
  • 12 Junio, 2017 a las 17:20
    Enlace permanente

    Hola, Ana!
    Lo primero, me acabo de apuntar al reto, me parece muy interesante. Aunque no prometo nada jeje 😉
    Es cierto que últimamente está la gente de un pesado con la alimientación sana, el azúcar, las grasas, lo light, lo integral (y que luego está hasta arriba de azúcar), etc. Yo miro todas las etiquetas de lo que compro, sin llegar a obsesionarme. Y reconozco que descubres mucho sobre lo que te estás metiendo al cuerpo.
    Ya te comentaré qué tal me va el reto.
    Un abrazo!

    Responder
    • 13 Junio, 2017 a las 09:19
      Enlace permanente

      Hola Carmen!
      No te preocupes, ¡intentar el reto ya es un gran avance! Cualquier duda que tengas a la hora de hacerlo ya sabes donde estoy 😉 . Sí, algunos insisten demasiado con el tema de la alimentación sana, yo también soy de las de vigilar pero sin obsesionarme.
      Un abrazo y feliz día!

      Responder
  • 12 Junio, 2017 a las 07:21
    Enlace permanente

    ¡Qué razón tienes! Llevo unos meses que me leo las etiquetas de todis los productos que compro, ahora ya menos, porque se cuales tengo que comprar y cuales no, pero los primeros días tardaba en hacer la compra 3 ó 4 horas y todo porque siguiendo las indicaciones del médico le tuve que retirar la lactosa y el gluten, casi me da un pasmo cuando descubrí la cantidad de alimentos que llevan lactosa, sin ir mas lejos el embutido y leyendo las etiquetas descubres una cantidad de Exxx, conservantes, acidulantes, grasas, azúcares,… que te caes de espaldas.
    Todo aquello envasado tiene poco de 100% natural

    Responder
    • 12 Junio, 2017 a las 08:17
      Enlace permanente

      Hola Carmen,
      así es, la mayoría de la gente no le interesa leer los etiquetados, y los que lo hacemos al principio pasamos más tiempo leyendo que comprando! Yo cuando veía en el etiquetado de algunos embutidos que ponía “sin lactosa” decía obvio, qué cosas tan tontas ponen, pero cuando me di cuenta que lo publicitaban porque los otros si lo tenían me quedé con cara de boba…En cuanto a algo envasado no podemos pedirle que sea 100% natural, es totalmente contradictorio, hay que pensar una cosa tan sencilla como el tiempo que pasa desde que se envasa lo que sea hasta que llega a nosotros, como no se le añada algún conservante mal vamos, así que de 100% natural poco…
      Un abrazo y buen día.

      Responder
    • 12 Junio, 2017 a las 08:12
      Enlace permanente

      Muchas gracias nubecilla, me alegro que te guste. Un abrazo.

      Responder
  • 9 Junio, 2017 a las 11:42
    Enlace permanente

    Cada vez hay más información sobre la alimentación y los peros que tienen, hace poco en la tele salio el pan integral…todo mentira porque partimos de que el harina con el que se elabora no es integral, es muy interesante que nos propongas una ayuda para controlarnos 😉

    Responder
    • 12 Junio, 2017 a las 08:11
      Enlace permanente

      Exacto, como digo yo, la mayoría de veces es pan “manchado”, harina refinada con salvado que han añadido posteriormente. Otro cuento que intentan vendernos. Gracias por tu aportación 🙂

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies